Captura de pantalla de Mangamura

 

Hace 17 meses se anunció que las autoridades japonesas habían decidido tomar acciones drásticas para combatir la piratería en línea de manga y anime. En el marco de esa política, ayer fue detenido Romi Hoshino principal operador del sitio denominado Mangamura, que se calcula que tenía más de cien millones de lectores cada mes.

Se calcula que la operación de Mangamura causó daños a la industria del manga por más de 300 mil millones de yenes, unos 2.8 mil millones de dólares, al publicar copias digitales no autorizadas de diversos mangas populares como One Piece.

Hoshino fue arrestado en el aeropuerto de Narita, después de haber sido deportado en Filipinas donde fue detenido en julio a pedido de las autoridades japonesas, mientras se dirigía a Hong Kong.

Tres personas más han sido detenidas en torno a la operación de Mangamura, que cerró en abril de 2018 a partir de las acciones de las autoridades en contra del sitio. La policía está tratando de aclarar qué rol que desempeñaba cada uno de los acusados en la operación de la página para determinar su grado de responsabilidad, así como los esquemas publicitarios que utilizaban para obtener ingresos por la operación del sitio.

Hoshino dijo en una entrevista el lunes en un centro de inmigración en Manila que había salido de Japón porque le ofrecieron una oportunidad de negocios, entre otras razones, y que no tenía intención de huir.

Ingresó a Filipinas en mayo de 2018 después de ser interrogado por la policía japonesa de forma voluntaria. Desde entonces, ha estado yendo y viniendo entre lugares como Hong Kong y Tailandia, según fuentes de investigación.

Hoshino negó estar involucrado en la operación de Mangamura durante la investigación inicial en la primavera del año pasado.

Más información japantimes.co.jp

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net