Póster de Peter Rabbit

 

Un juez del Distrito Central de California, Estados Unidos, ha desechado casi todas las acciones interpuestas por Jason Lust en contra de  Animal Logic Entertaintment (ALE), productora de Peter Rabbit y las películas de Lego, entre otros filmes.

Lust demandó a ALE y a su principal socio Zareh Nalbandian en 2016, acusando a la compañía desarrolladora de efectos visuales convertida en productora de haberlo engañado para que les cediera los derechos sobre Peter Rabbit y su propiedad intelectual.

El productor afirma que participó activamente en proyectos como Peter Rabbit, Monkeys, Betty Boop y Astro Boy, y fue consultor en las secuelas de Lego Movie, todo bajo los términos de un acuerdo de 2013, y apoyó al estudio para “convertirse en productores creativos en el género familiar y de largometrajes de animación, incluso ingresando a estudios y compañías de producción que no habían trabajado previamente con ALE".

Lust firmó un acuerdo de corto plazo (SFA), que estipulaba que sería la base para un acuerdo más amplio, pero que nunca se formalizó, pero en cambio fue presionado para ceder sus derechos para Peter Rabbit con el pretexto de no retrasar el proyecto, supuestamente asegurándole que sería el "productor principal" en la película, lo que tampoco sucedió.

Lust afirma que a finales de 2014, una vez que la empresa se había hecho de sus contactos en el negocio y de sus proyectos, Nalbandian le dijo que quería poner fin a su asociación. Lust alega que se le deben regalías por la producción de Peter Rabbit y quiere recuperar su propiedad intelectual.

Ahora en una decisión de juicio sumario, el juez le ha negado a Lust todos sus reclamos, excepto uno, lo que le permite continuar con el juicio.

El juez de distrito considera que el acuerdo de corto plazo celebrado entre las partes es vinculante. "Lust declara que en el momento en que ejecutó el SFA creía que un acuerdo a largo plazo sería celebrado más tarde y 'aclararía' sus derechos y sería conforme al estándar de la industria al asegurarle de que trabajaría activamente en ciertos proyectos ", señala el juez. "Esta declaración sugiere que Lust no creía que el SFA tal y como estaba redactado le diera el derecho de trabajar activamente en todos los proyectos".

El juez considera válido el reclamo de Lust por incumplimiento del pacto implícito de buena fe y trato justo que implica el SFA. El juez considera que el SFA da a entender, en general, que Lust estaría involucrado activamente en algunos de los proyectos que ha estado llevando a cabo Animal Logic. El juez también descubrió evidencia de que Animal Logic se comunicó con Columbia Pictures sobre la participación de Lust con Peter Rabbit sin su conocimiento, y solicitaron cambios que facilitarían excluirlo del proyecto.

"Aunque tal acción puede no haber sido una violación de los términos de la SFA, puede haber constituido una violación de su pacto implícito de buena fe y trato justo", destaca el juez. "No hay evidencia de que Lust supiera de estos cambios propuestos…” al momento en que cedió los derechos sobre Peter Rabbit.

Esta decisión podría dar a Lust el derecho a una indemnización por haber quedado fuera del proyecto de Peter Rabbit. La película se filmó con un presupuesto de 50 millones de dólares, estrenándose en febrero de 2018, generando ganancias a nivel mundial por 351 millones de dólares. Ya se prepara una secuela para ser estrenada en febrero de 2020.

Más información hollywoodreporter.com/thr-esq

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net