Poster Resident Evil: The Final Chapter

 

Olivia Jackson, fue la doble de Milla Jovovich para el personaje de Alice en la última entrega de Resident Evil, The Final Chapter y ha demandado a los productores de la película por las lesiones que sufrió en la filmación de una escena, que han puesto fin a su carrera.

En la demanda, Jackson señala que sus lesiones son resultado de una política de los productores del film de anteponer consideraciones financieras sobre la seguridad, poniendo en riesgo la seguridad tanto del elenco como del personal de la filmación.

En la demanda se explica que el 5 de septiembre de 2015 tuvo un llamado para filmar una escena de pelea, pero en el último minuto se le pidió que realizara una "escena de motocicleta peligrosa y técnicamente compleja en condiciones climáticas adversas" que implicaba acelerar hacia la cámara, que se suponía que debía ser levantada por una grúa antes de que ella la alcanzara.

Jackson dice que el operador de la grúa no la levantó a tiempo y ella chocó con la cámara que le "cortó el hueso de su antebrazo y le arrancó la carne de la mejilla, dejando los dientes expuestos". “El golpe fue tan fuerte que giró el omóplato de la demandante hacia atrás, arrancando cinco nervios conectados a su columna vertebral de raíz. Entre otras lesiones catastróficas, que son demasiado numerosas como para resumirlas aquí, el brazo izquierdo de la demandante tuvo que ser amputado y el líquido cefalorraquídeo se filtró desde la abertura creada por los nervios que fueron arrancados de su columna vertebral. La demandante tuvo que ser puesta en coma mientras los médicos realizaban una cirugía para salvarle la vida”.

Ella dice que los productores la engañaron haciéndole creer que contaban con un seguro que cubriría las lesiones que pudiese sufrir durante el rodaje y las pérdidas resultantes, pero en realidad el seguro total disponible para cubrir las lesiones de la demandante bajo la cobertura de accidentes personales sin culpa fue de aproximadamente 33,000 dólares, una cantidad apenas suficiente para cubrir una pequeña porción de los enormes costos médicos en que incurrió. Y el límite de cobertura para su reclamo por pérdida de ingresos fue de 992 dólares

Además, debido a una exclusión en la política de lesiones del elenco y el equipo, de la cual el demandante solo se enteró mucho más tarde, no había cobertura de responsabilidad del empleador disponible para cubrir su reclamo

"Si la demandante hubiera conocido tales hechos, ella nunca habría aceptado realizar The Final Chapter, o, alternativamente, habría obtenido un seguro adicional por su cuenta", señalan los abogados de Jackson. "Ella ya había asegurado el papel de doble apara un miembro principal del reparto en Wonder Woman, y no necesitaba el trabajo". Ahora, según la demanda, Jackson dice que nunca podrá volver a trabajar en su profesión elegida.

Ella afirma que The Final Chapter recaudó más de 300 millones de dólares y que el film tuvo un presupuesto de sólo 40 millones que impactó en la seguridad de la filmación. Para destacar la falta de seguridad en la filmación en particular y en la franquicia en general, Jackson también señala que el miembro del equipo Ricardo Cornelius fue asesinado durante el rodaje de la misma película, y 16 actores de fondo resultaron heridos en una entrega anterior. 

Jackson afirma que mientras estaba en coma, los productores ofrecieron a su esposo pagar todos los gastos derivados de su atención médica y rehabilitación, ofrecimiento que fue grabado legalmente bajo las leyes de Sudáfrica, lugar donde se filmó la película, pero nunca cumplieron su promesa.

En la demanda se destaca que los productores hicieron estos ofrecimientos para evitar que el incidente trascendiera, lo que afectaría su capacidad para realizar otros filmes, por el impacto que tendría en el gremio de los dobles y evitar que emprendieran acciones inmediatas en su contra.

Además, los productores crearon en Sudáfrica una empresa “de papel” como productora local de la película, con la que tenían su relación laboral los dobles, a fin de evitar cualquier tipo de responsabilidad en caso de un accidente, como sucedió. La doble demandó a esa empresa, pero aunque ganó el caso, la empresa no tiene ningún recurso para hacer frente a la responsabilidad. Y los productores incumplieron la oferta de cubrir los tratamientos al ver que se habían librado de responsabilidad.

Ella está demandando a los productores Tannhauser Gate, Jeremy Bolt y Paul Anderson, quienes también dirigieron la película, como individuos por incumplimiento de contrato verbal, promesas fraudulentas, engaños y busca el pago de daños y daños punitivos, para que ella pueda continuar cubriendo su tratamiento médico.

Más información hollywoodreporter.com/thr-esq

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net