Publicidad de Bones

 

Después de cinco años, Fox finalmente llegó a un acuerdo que pondrá fin a las enormes demandas por la distribución de ganancias del programa Bones, presentando las partes documentos de desistimiento ante el Tribunal.

Bones fue una de las series más exitosas de la televisión norteamericana, o al menos eso se lee en los medios, pero según la productora 20th Century Fox Television no dejaba ganancias, lo que llevó en 2015 a Barry Josephson, productor ejecutivo de la serie a demandar a la compañía. A esta demanda se unieron David Boreanaz (Agente Especial Seeley Booth), Emily Deschanel (Temperance "Bones" Brennan), y la autora de las novelas que inspiraron la serie, Kathy Reichs.

Los cuatro alegaban en sus demandas que Fox, a través de maniobras contables, con subregistros de los ingresos que genera la serie a nivel mundial o cobros insignificantes a sus subsidiarias, oculta las ganancias para no pagarles la parte proporcional que les corresponde, conforme se encuentra establecido en sus contratos.

En febrero de este año, el árbitro Peter Lichtman emitió una decisión sobre el tema que a todos sorprendió. Condenó a Fox a pagar 51 millones de dólares por regalías no cubiertas, pero también estableció el pago de 128 millones de dólares como daños punitivos, consecuencia de las maniobras de Fox para ocultar las ganancias.

Lichtman rechazó el alegato de Fox de que Bones era solo un espectáculo mediocre con calificaciones medias que se habría cancelado de no ser por tarifas de licencia altas. El árbitro vio evidencia de múltiples actos fraudulentos por parte de Fox. La parte verdaderamente impactante de la decisión de Lichtman fue su ataque contra los principales ejecutivos de televisión de Fox (muchos de los cuales ahora trabajan para Disney). El árbitro dijo que estas personas "parecen haber dado un falso testimonio en un intento de ocultar sus actos ilícitos" tomando en general una "actitud arrogante hacia su fechoría" y exhibir una "cultura generalizada en toda la empresa de una aversión por la verdad", por lo que Lichtman creía en la necesidad de daños punitivos dado el "reprobable" fraude de Fox.

Fox impugnó la decisión en tribunales, aceptando el pago de los daños reales y honorarios legales por 51 millones, pero rechazando los 128 millones de dólares de daños punitivos, lo que fue concedido por un juez, decisión que apelaron los demandantes.

Ahora, las partes han llegado a un acuerdo sobre el tema. Lo más probable es que hayan llegado a un acuerdo sobre la cantidad a pagar por daños punitivos, aunque ninguna de las partes ha puesto a disposición los términos de la resolución.

El caso ha empezado a hacer sentir su influencia en Hollywood en donde NBCUniversal o Warner Bros. están negociando cuidadosamente acuerdos de licencia para transmitir en sus propias plataformas programas como The Office y Friends. También se dice que Disney está experimentando con una nueva estructura de compensación para los creativos de TV.

Pero es poco probable que las compañías sean más justas al compartir las ganancias.

Comentario aparte: es una necedad que cada empresa productora tenga su propia plataforma; el consumidor común no tiene los recursos para ello por lo que no habrá fidelidad sino una constante itinerancia de usuarios, una firme modificación del número de suscriptores, que afectara las ganancias de las plataformas.

Más información hollywoodreporter.com/thr-esq

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net