Poster de Viernes 13

 

En la lucha por los derechos sobre Viernes 13 y Jason, el caso ha llegado a la Corte de Apelaciones del Segundo Circuito en donde los productores alegan que Víctor Miller no puede pretender ser un contratista independiente a la vez que un guionista empleado.

En el caso que inició en agosto de 2016, Víctor Miller intenta recuperar los derechos de autor sobre el guión de la película Viernes 13 y su personaje principal Jason Voorhees. En octubre de 2018 en una decisión de juicio sumario un tribunal federal concluyó que Miller no realizó el guión en lo que se conoce como “work for hire” o un trabajo bajo contrato, sino como trabajador independiente, por lo que tiene derecho a recuperar sus derechos de autor.

Ahora, en la Corte de Apelación del Segundo Circuito de los Estados Unidos los productores argumentan que cuando Miller escribió el guión de Viernes 13, era miembro del Writers Guild of America (WGA), y el contrato colectivo de la WGA deja en claro que aquel que escribe un guión es un empleado, por lo que se argumenta que Miller no puede pretender después de 40 años de haber sido parte de ese sindicato, que es un contratista independiente con derecho a cancelar la transferencia de los derechos sobre Viernes 13.

Los productores argumentan que pretender ser un empleado protegido por un sindicato y un trabajador independiente son situaciones incompatibles "Miller no puede tener las dos cosas: aprovechar su trabajo como guionista de Viernes 13 para obtener ventajas que solo disfrutan los empleados a través de su sindicato, al tiempo que insiste en que es un contratista independiente para los efectos de terminación de derechos de autor", señala el escrito de apelación del productor. "Permitirle hacerlo alteraría las expectativas y confianza establecida desde hace mucho tiempo, en la negociación colectiva con WGA".

Por su parte, Marc Toberoff, abogado de Miller hace referencia a un acuerdo de 1938, cuando la Junta Nacional de Relaciones Laborales (NLRB, National Labor Relations Board) reconoció el derecho de los guionistas a negociar colectivamente.

Toberoff señala que la NLRB decidió hace 80 años que los escritores eran "empleados" porque los productores tenían el máximo poder sobre su trabajo, en lo que se conoce como el antiguo “sistema de estudio”, donde una pequeña cantidad de estudios integrados verticalmente producía películas con personal creativo, incluidos guionistas, en contratos de trabajo a largo plazo. Los escritores, en esos días, "checaban tarjeta" y "se sentaban en cubículos, escribiendo a pedido, como sastres cortando un traje", pero cuando el 'sistema de estudio' terminó a mediados de la década de 1950, el trabajo independiente se convirtió en la norma".

“Los miembros de un sindicato son libres de trabajar como contratistas independientes” dice Toberoff, “y los gremios como WGA, SAG-AFTRA y DGA también negocian las condiciones de trabajo de los contratistas independientes, pero eso no significa que no puedan ser parte de un sindicato que negocie sus condiciones de trabajo”.

Está pendiente de establecerse la fecha para que las partes presenten sus argumentos orales.

Más información hollywoodreporter.com/thr-esq

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net