Logo de YouTube

 

En un movimiento inusual, un YouTuber llamado DJ Short-E, cuyo nombre real es Erik Mishiyev, ha demandado  a YouTube por no promocionar adecuadamente su canal, haciéndole perder suscriptores, pero sobre todo ingresos.

Un YouTuber es quien crea su propio contenido y lo sube a la plataforma para que otros lo disfruten, monetizando sus videos o canales, obteniendo ingresos por la visualizaciones.

En la demanda presentada en una corte federal de California, Mishiyev se describe a sí mismo como un "conocido periodista y DJ, identificado como ‘Short-E’, que publica música original, mezclas de DJ y entrevistas a celebridades en videos en YouTube".

Desde 2007, Mishiyev dice que ha dirigido dos canales de YouTube: "djshortehot4eva" y "theshorteshow". Estos canales se monetizaron luego de un acuerdo con YouTube y luego de desarrollar una base de suscriptores de 250,000 usuarios, sus canales generaron más de 110 millones de visitas. Por esto, YouTube le pagó 310,000 dólares durante un período de cinco años.

En marzo de 2016, Mishiyev afirma que comenzó a recibir reclamos de derechos de autor en relación con los videos que le generaban mayores ingresos por publicidad. Él respondió con contrademandas para evitar el proceso de "tres strikes" de YouTube que puede llevar a la inhabilitación del canal por violaciones a derechos de autor. Sin embargo, afirma que todos los reclamos fueron ganados y su canal fue reinstalado, continuando con la monetización del contenido.

Un año después, Mishiyev dice que YouTube lo reconoció como un colaborador exitoso al entregarle un "Premio al Creador de Plata" por llegar a 100,000 suscriptores. Sin embargo, a pesar de aumentar su audiencia a una tasa de alrededor de 4,000 suscriptores por mes, las vistas se mantuvieron bajas en comparación con canales similares.

"El demandante estaba preocupado por esta actividad sospechosa y solicitó la confirmación de YOUTUBE en numerosas ocasiones de que realmente estaban distribuyendo sus nuevos videos a sus fanáticos y suscriptores, pero YOUTUBE no pudo proporcionar dicha confirmación, con el argumento de que 'No podían compartir esta información' con él", se señala en la demanda.

Para respaldar sus afirmaciones Mishiyev incluye un correo electrónico de uno de sus suscriptores para respaldar sus afirmaciones de que YouTube no promocionó su contenido según su acuerdo con la compañía.

En el correo su suscriptor le explica que a pesar de que activo las notificaciones al suscribirse a los canales, no recibió una sola notificación de YouTube, aunque el suscriptor notó que Mishiyev había subido muchos videos nuevos desde que se suscribió a los canales.

Según Mishiyev, el hecho de que YouTube no promocione su contenido lo haría perder 125,000 dólares en ingresos durante un período de tres años. Después de perder la fe en el equipo de soporte de YouTube, le dijo a la compañía que presentaría una demanda si su conducta persistía.

En respuesta, el 18 de diciembre de 2018, YouTube, supuestamente, envió un aviso diciendo que cancelarían las cuentas de Mishiyev y eliminarían su contenido. "Del 15 de diciembre de 2018 al 15 de enero de 2019, el demandante fue abruptamente bombardeado con reclamos de derechos de autor como nunca antes lo había estado durante todo el tiempo que había estado administrando y ampliando sus canales", señala la demanda.

Según los informes, el 22 de enero de 2018, YouTube bloqueó el acceso a todos los videos de Mishiyev, reemplazándolos con un aviso de que habían sido eliminados debido a "un reclamo de derechos de autor". YouTube luego colocó "strikes" en su cuenta. Para Mishiyev las acciones de YouTube fueron en realidad en respuesta a su amenaza de una demanda.

El YouTuber afirma que siguió las reglas de la compañía presentando contranotificaciones según lo requerido por la DMCA, y señaló que cada vez que había hecho eso en el pasado había prevalecido ya que nadie había presentado una demanda contra él.

En general, cuando se presenta una contra notificación y no hay notificación de demanda por parte del reclamante, el contenido vuelve a subir. Pero YouTube aparentemente respondió que al menos algunas de las contra notificaciones de Mishiyev eran "no elegibles".

La demanda explica que YouTube luego retiró su declaración de que los videos no eran elegibles para la contra notificación y prometió procesarlos. No está claro qué sucedió después, pero no ayudó a la situación de Mishiyev.

"Hasta la fecha, los strikes del demandante no se han eliminado, sus contrademandas han no ha sido procesado, y sus videos y canales han sido eliminados permanentemente, aunque no existe evidencia de que se hayan presentado demandas en su contra. Evidenciando por lo tanto que YOUTUBE no eliminó su contenido debido a reclamos de derechos de autor, sino en represalia por avisarles de que estaba presentando una demanda contra ellos”, se afirma en la demanda.

Como resultado, el ahora ex YouTuber dice que perdió 90,000 dólares en ingresos entre enero de 2019 y julio de 2019, y agregó que cuando se toma en cuenta que perdió suscriptores, vistas, vistas futuras, presentaciones, publicidad y acuerdos de patrocinio, las acciones de YouTube le han causado daños por 720,000, por lo que exige una indemnización total.

Mishiyev está demandando a YouTube por incumplimiento de contrato, interferencia con las relaciones contractuales, interferencia e interferencia negligente para obtener una ventaja económica y negligencia. También exige una orden judicial que impida a YouTube "prohibir al demandante el uso completo de Internet y los servicios" que presta esa red social.

Más información torrentfreak.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net