Rollo de cine

 

Un Panel del Tribunal de Apelaciones del Segundo Circuito en los Estados Unidos ha concluido que Ennio Morricone puede reclamar los derechos de autor sobre la música de seis películas italianas realizadas hace cuatro décadas.

A fines de la década de 1970 y principios de los 80, Morricone hizo tratos con una filial de Bixio Music Group que le otorgó un pago por adelantado y regalías limitadas y él a cambio le otorgó a la compañía sus derechos sobre las partituras de distintas películas, como El Bueno, el Malo y el Feo.

En noviembre de 2016 Morricone demandó la terminación de esa cesión de derechos en términos de la legislación de los Estados Unidos, que permite reclamar los derechos de las partituras después de enviar avisos de terminación, 35 años después de la publicación. Perdió su primera batalla en octubre de 2017 cuando un juez federal de Nueva York consideró que las partituras de las musicalización de esas películas era el equivalente italiano a una obra hecha bajo contrato, lo que excluye los derechos de terminación del compositor.

Sin embargo, el pasado miércoles, el Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos para el Segundo Circuito revocó esa decisión al concluir que las partituras no se habían hecho bajo contrato ni en términos de la ley norteamericana ni bajo la ley italiana.

En Estados Unidos se debe especificar en el contrato que se trata de un ‘trabajo hecho por contrato’, lo que no sucede en el caso de los contratos celebrados por Ennio Morricone, por lo que ante la ley norteamericana no se trata de un trabajo por contrato.

Las partes coincidieron en que los contratos se rigen por la legislación italiana, por lo que Brixio alegó que conforme a esa legislación sí se consideran trabajos por contrato, sin embargo, el Panel, al comparar las legislaciones, encontró diferencias significativas.

El tribunal señala que EE.UU. e Italia definen la autoría de distinta manera en el caso de la obra por encargo o trabajo hecho por contrato. En EE.UU., desde el inicio el que contrata se considera autor de la obra, salvo que se estipule lo contrario, y tiene todos los derechos de reproducción sobre la misma. En Italia un compositor se considera coautor de la película en la que se utiliza su trabajo y es el único autor de la partitura.

"La única excepción a ese derecho es si el trabajo califica como un ‘trabajo hecho por contrato’, el que encarga el trabajo es legalmente considerado el autor desde la concepción del trabajo: no hay otro autor, y nunca lo ha habido ", escribe el juez de circuito Dennis Jacobs. "Pero la ley italiana no reconoce una asignación comparable de autoría ab initio por ley, incluso si un contrato entre las partes otorga todos los derechos económicos de explotación al comisionado".

Además, el propio contrato establece como vigencia "La duración total máxima permitida por las leyes vigentes en cada país del mundo", que en el caso de EE.UU. es de 35 años cuando no se trata de un trabajo hecho por contrato.

En resumen, bajo la ley italiana, Morricone es el autor, y en la legislación norteamericana el autor es quien puede presentar un aviso de terminación de los derechos. Así, el Panel del Tribunal de Apelaciones revocó la decisión y remitió el asunto al tribunal de distrito para que emitiera un fallo a favor de Morricone.

Mientras esto sucede, el compositor italiano de 90 años, se encuentra en una gira de despedida.

Más información hollywoodreporter.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net