Kimojis

 

Los diseñadores que aseguran ser creadores de los “kimojis”, imágenes que semejan a Kim Kardashian y que se usan en los mensajes de los servicios de mensajería, han decidido retirar la demanda que presentaron el pasado mes de febrero en contra de la ¿celebridad? y mover el asunto a un proceso de arbitraje.

La demanda fue presentada en febrero de 2019 por David Liebensohn en contra de la empresa Kimsaprincess, Inc y de Kim Kardashian West en una corte federal de Oklahoma, Estados Unidos. En ella expuso que la celebridad tuvo contacto con la empresa de aplicaciones, AppSocial, por interés en una de sus creaciones que pretendía proteger cuentas de redes sociales de acosadores, spammers y trolls, permitiendo el filtrado de los mensajes y el borrado automático de mensajes agresivos, así como el bloqueo a otros usuarios no deseados.

El contacto de la pequeña empresa con Kardashian fue a través de su asistente en redes sociales, Jonathan Cheban. Durante esta reunión, los entusiastas emprendedores le hicieron saber que también estaban desarrollando emojis “provocativos” incluidos algunos usando la semejanza de Kardashian y que les habían llamado Kimojis. Así, a mediados de 2014, en una reunión en Calabasas, California, Liebensohn y sus socios mostraron a Kardashian los “kimojis”, de los que ella quedó entusiasmada.

Según fue expuesto por Liebensohn, su empresa AppSocial y Kardashian llegaron a un acuerdo según el cual, para abatir costos, Kardashian insistió en que ella presentaría la solicitud del registro de marca de los “kimojis”, pero “prometió que promocionarían el concepto en conjunto como un equipo”. En una siguiente reunión el acuerdo se finalizó estableciendo que Liebensohn y sus socios tendrían el 60 por ciento de la empresa y Kardashian el restante 40 por ciento y que App Social “contribuiría con sus habilidades, propiedad intelectual, ideas y contenido de los emojis”, mientras que Kardashian aportaría 660,000 dólares para la empresa.

Un mes después, según la demanda, el trato se canceló con Kardashian acusando a Liebensohn y a sus socios de haber divulgado información personal de ella con terceras personas, lo que en la demanda se describe como “una excusa para terminar con la sociedad”. Incluso AppSocial fue amenazado con una demanda de 5 millones de dólares si no daban por terminado calladamente el acuerdo.

Un año después, los empresarios de AppSocial descubrieron que Kardashian había seguido con el proyecto de los “kimojis” y se había asociado para tal efecto con una empresa de Los Ángeles, Whalerock, promoviendo activamente los dibujitos (que en estricto sentido no son emojis), acusando en su acción legal que “Kardashian continúa usando y beneficiándose del nombre ‘Kimoji’”, cuando fueron los socios de AppSocial quienes idearon el nombre.

En la demanda, que fue retirada el pasado 14 de agosto, se reclamaba el incumplimiento de contrato, incumplimiento de deber fiduciario y enriquecimiento injusto y fraude y pedían una compensación por daños a ser determinada por el juez, pero “no menor de 100,000,000 de dólares”.

En el documento presentado al tribunal, Liebensohn “voluntariamente desecha todos los reclamos pendientes en la acción…con la intención de continuar estos reclamos en un proceso de arbitraje”. Este retiro lo hace “sin perjuicio” que es la fórmula legal para establecer que se reserva el derecho de presentar una nueva demanda sobre los mismos hechos más adelante si el proceso de arbitraje no se efectúa conforme a lo pactado.

Para los expertos esta es una victoria de los abogados de Kim Kardashian pues los acuerdos a los que las partes llegan en un proceso de arbitraje son reservados lo que significa que el asunto puede zanjarse pronto y por una cantidad de la que no tendremos conocimiento. Ya veremos si cumplen su palabra de someterse a este proceso.

Más información thefashionlaw.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de blog.emojipedia.com