Playera del Barcelona

 

A pesar de que el Futbol Club Barcelona, ya depositó 120 millones de euros en la Liga Nacional de Fútbol Profesional (La Liga) por la transferencia de Antoine Griezmann, el Club Atlético de Madrid, S. A. D., ha denunciado al Barça alegando que debe pagar 80 millones más.

Esto podría impedir que Griezmann juegue con su nuevo club al menos durante las primeras jornadas de La Liga, ya que la denuncia presentada podría tardar en resolverse al menos 15 días.

El Atlético argumenta que el pago de la cláusula de rescisión realizado en julio fue una trampa de la dirigencia catalana, ya que habían negociado con el jugador semanas antes. De esta manera, sólo pagaron el monto de 120 millones de euros y no de 200 como correspondía antes del mes de julio. Esa diferencia de 80 millones de euros es la que reclama el Aleti ante La Liga.

Los rojiblancos afirman que la negociación entre el Barcelona y Griezmann se produjo "antes de la finalización de la pasada temporada" por hechos, actos y manifestaciones realizadas por el jugador.

"También fue anterior a la fecha en la que se produjo la modificación de la cláusula la comunicación que el jugador realizó el 14 de mayo anunciando su desvinculación del club", argumenta el Atlético.

"El 14 de mayo Antoine Griezmann comunicó a Miguel Ángel Gil, Diego Pablo Simeone y Andrea Berta su decisión de abandonar el club a final de temporada. En los días posteriores a dicho encuentro, el Atlético de Madrid tuvo conocimiento de que el Fútbol Club Barcelona y el jugador habían alcanzado un acuerdo el pasado mes de marzo, en concreto en los días posteriores al partido de vuelta de nuestra eliminatoria de Champions League contra la Juventus, así como que habían estado negociando las condiciones del acuerdo desde mediados de febrero", escribe el Atlético.

Esta circunstancia, de ser real, contraviene las normas de la FIFA que prohíbe estrictamente a los clubes negociar con jugadores con contrato en vigor con otros clubes, hasta los últimos seis meses de su vinculación. El Barça, que persigue el fichaje del francés desde hace años, alega que no existen pruebas de tal pre contrato y se ajusta a su derecho a pagar la cláusula, reducida desde el 1 de julio de 200 a 120 millones de euros.

El Atlético de Madrid considera que la cantidad depositada es insuficiente para hacer frente a su cláusula de rescisión, al considerar que el compromiso del jugador y del Fútbol Club Barcelona se cerró antes de que la citada cláusula se redujera.

El Comité de Licencias analizará la maniobra y decidirá en dos semanas si la estrategia del Barcelona fue correcta o si infringió alguna norma al haber negociado con el jugador a espaldas del Atleti.

El torneo español iniciará el 16 de agosto con el duelo entre el Athletic Bilbao y el Barcelona. En caso de que aún no haya solución al conflicto, Griezmann podría ausentarse al duelo que se disputará en el Nuevo San Mamés, en Bilbao.

Más información elpais.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net