Bomberos

 

Universal Music Group (UMG) intenta que la demanda colectiva interpuesta por diversos artistas titulares de grabaciones originales que se perdieron en el incendio del Edificio 6197 sea desechada.

La demanda fue promovida a partir de que The New York Times Magazine publicó un reportaje sobre el incendio de una bodega que arrendaba Universal Music Group (UMG) ocurrido hace once años, en el que, según el artículo, se perdieron cientos de miles de grabaciones originales de artistas como Louis Armstrong, Duke Ellington, Judy Garland, Etta James, Chuck Berry, Aretha Franklin, Neil Diamond, Loretta Lynn, Eric Clapton, Yoko Ono, Elton John, Janet Jackson, Soundgarden, Eagles, No Doubt, Nirvana, Guns N' Roses, Snoop Dogg, the Roots, Tupac Shakur, Tom Petty y muchos más.

Por ese incendio en 2013 UMG llegó a un acuerdo con NBCUniversal, que era el propietario de la bodega, y su aseguradora y los artistas afirman que UMG violó los contratos celebrados con cada uno de ellos al no compartir los beneficios de ese acuerdo.

UMG ha presentado una moción para que la demanda sea desechada argumentando que no existe ninguna base legal para presentarla.

En su escrito UMG señala que los artistas afirman que existen dos violaciones a los acuerdos, pero convenientemente omiten citar los términos de los acuerdos de grabación, que otorgan a UMG la propiedad de cualquier grabación original y permite al artista obtener regalías bajo distintas circunstancias, las cuales no son materia de la demanda. “Los demandantes no puede ni arguyen ningún hecho que demuestre que UMG incumplió alguna disposición de cualquier contrato”.

Más aun, los representantes de UMG señalan que nada en los contratos en cuestión "autoriza remotamente" a los artistas a recibir una parte de los beneficios del acuerdo. La empresa señala que para una división del 50/50 de los ingresos generados por el acuerdo, UMG tendría que haber suministrado, licenciado o autorizado el uso a terceros de las grabaciones maestras y recibir regalías por ese uso, lo cual no es el caso.

Los artistas también afirman que UMG falló en su obligación de tomar las medidas necesarias para proteger las grabaciones originales o maestras y que debe indemnizarlos. La empresa señala que en cuanto a la indemnización, esta sólo sería relevante si UMG hubiera asumido la obligación de regresar la propiedad, pero los contractos claramente especifican que la compañía es la propietaria de las grabaciones maestras y fue liberada de cualquier reclamo sobre ellas.

En cuanto a tomar las medidas necesarias para proteger los materiales, sería procedente si UMG hubiera realizado actos para privar a la otra parte de sus beneficios o hubiera realizado actos deliberados para destruir las grabaciones, lo cual resulta inverosímil, porque UMG fue privado de su propiedad por un fuego que no inició de forma directa o indirecta.

UMG también señala que cualquier acción relacionada con la perdida de las grabaciones ya prescribió hace años, aunado a que los demandantes no explican porque no hicieron ningún reclamo cuando en 2009 se hizo público que se habían destruido cientos de miles de grabaciones.

Una audiencia sobre la moción para desechar está programada para el 4 de noviembre.

Más información

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net