Videocámara

 

Este miércoles comparecieron en el juzgado de paz de Swindon, Inglaterra, dos personas que están acusadas de haber filtrado imágenes de la autopsia que el pasado mes de febrero se hizo al cadáver de quien fuera el futbolista argentino Emiliano Sala.

Emiliano Sala, de 28 años, fue adquirido por el club galés de fútbol Cardiff al club francés Nantes. El 21 de enero, durante un fuerte temporal, la avioneta en que el futbolista argentino viajaba a Gales cayó en el Canal de la Mancha, cerca de Guernesey, y los dos ocupantes del vehículo fallecieron. El cadáver del argentino fue recuperado el 6 de febrero y trasladado a la morgue de Bournemouth donde en los siguientes días se hizo la examinación post mortem.

Al haber sido un accidente muy mediático, imágenes de la autopsia se filtraron por lo que la policía del condado de Wiltshire abrió investigación. Derivado de estas investigaciones, se presentaron cargos en contra de dos personas Sherry Bray, de 48 años, y Christopher Ashford, de 62, acusados de diversos delitos relacionados con la Ley de Abusos Informáticos de 1990 y de la Ley de Comunicaciones de 2003.

Christopher Ashford enfrenta seis cargos de manipulación de un sistema informático para tener acceso no autorizado a un programa o base de datos. Así, se le acusa de haber operado el equipo de circuito cerrado de televisión (CCTV) en la morgue de Bournemouth y hacer que la filmación de examinación post mortem de Emiliano Sala pudiera ser repetida usando la función de repetición. Se trata de una actividad que hizo en diversos horarios los días 9, 10 y 11 de febrero de este 2019.

Sherry Bray, por su parte, enfrenta tres cargos de manipulación de un sistema informático para tener acceso no autorizado a un programa o base de datos conforme con la Ley de Abusos Informáticos de 1990.

Se argumenta que el 7 de febrero ella operó el equipo de CCTV en la morgue para que la examinación post mortem del futbolista se grabara usando la función para grabar en directo o en vivo. También se le acusa de haber manipulado el equipo para que el 8 de febrero se repitiera la grabación.

Además, a Sherry Bray se le imputa el cargo de enviar un “mensaje ofensivo/ indecente/ obsceno/ amenazador”, delito tipificado en la Ley de Comunicaciones de 2003.

Adicionalmente está imputada de obstrucción a una investigación oficial al haber instruido el 12 de febrero a Ashford de borrar las imágenes de la autopsia de Sala; de haber borrado de la cámara de transmisión en vivo la grabación realizada; y de haber borrado de su teléfono celular estas imágenes el 13 de febrero.

Aparentemente no es la primera vez que esta mujer manipula las cámaras de CCTV para filmar en vivo una autopsia pues se ha revelado que en abril de 2018 hizo lo mismo respecto de otro cadáver.

Ninguno de los dos acusados presentó alegatos en relación con sus cargos y el caso se envió a un tribunal de Swindon en donde se celebrará una audiencia el 9 de agosto, fecha hasta la cual podrán salir bajo fianza.

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net