Marca Fuct

 

La Suprema Corte de los Estados Unidos ratificó la decisión del Tribunal de Apelaciones para el Circuito Federal que sostuvo que la negativa de la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos de aceptar el registro de "FUCT" como marca, equivalía a una discriminación por punto de vista en violación de la Primera Enmienda de la Constitución.

Eric Brunetti fundó la marca de ropa “fuct” en la década de 1990, pero décadas después se le negó el registro porque la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos (USPTO, por sus siglas en inglés) concluyó que violaba las disposiciones de Ley Lanham, que regula las marcas, sobre asuntos inmorales o escandalosos.

El abogado examinador razonó que FUCT reproduce el sonido del pretérito del verbo 'fuck’ (joder) (Fucked), una palabra vulgar, y por lo tanto escandalosa. Brunetti apeló ante la Junta de Apelación y Prueba de Marcas, pero este organismo se negó reconsiderar su solicitud por los mismos motivos.

Brunetti apeló al Tribunal de Apelaciones para el Circuito Federal argumentando que Fuct no es vulgar y que, de serlo, la exclusión de marcas inmorales es inconstitucional.

Tomando como precedente el caso de la banda de rock The Slants, el tribunal determinó que la denegación de marcas registradas de la USPTO tuvo un efecto en la libertad de expresión.

Si bien el tribunal consideró que el uso de marcas vulgares en el comercio es incómodo, reconoce que éstas reciben protección en materia de derechos de autor.

Aparentemente la decisión abrió la puerta a más registros de otras marcas profanas que podrían asociarse con patrocinadores, por lo que la USPTO apeló la decisión hasta llegar al máximo tribunal estadunidense.

El principal argumento del gobierno fue que el programa de registro de marcas no restringe realmente el discurso o la libertad de expresión. Para mantener una marca, es decir, una palabra o frase utilizada para identificar bienes y servicios en el comercio, no es necesario registrarla. Explican que el registro de las marcas se estableció para aquellas que desean promoverse no como una forma de exclusión de determinadas marcas

Pero la mayoría de los magistrados consideraron la prohibición de las marcas vulgares como una restricción del discurso basada en puntos de vista, por lo que coinciden con Brunetti en que no existe una razón de principio para establecer la prohibición.

El alto tribunal señala que el USPTO ha sido ambivalente en el tema "Se ha negado a registrar marcas que comuniquen puntos de vista ‘inmorales’ o ‘escandalosos (entre otras cosas) sobre el uso de drogas, la religión y el terrorismo. Sin embargo, ha aprobado el registro de marcas que expresan opiniones más aceptadas sobre los mismos temas".

En conclusión, la marca FUCT obtendrá su registro.

Más información hollywoodreporter.com/thr-es

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net