Relicario. Pieza del Tesoro Guelph

 

La controversia por la propiedad de una colección de objetos de arte medievales valuada en unos 200 millones de euros llegará hasta la Suprema Corte, pues la Fundación Prusiana de Herencia Cultural, SPK por sus siglas en alemán, ha apelado la decisión de una corte de apelaciones.

La controversia se refiere a la propiedad de la colección conocida como en tesoro Guelph, Welfenschatz en alemán. Se trata de una colección de arte eclesiástico medieval que se conservó durante años en la catedral de Brunswick, Alemania. En 1671 la dinastía Guelph, entre cuyos descendientes está la reina Isabel II de Inglaterra, adquirió el tesoro hasta la Primera Guerra Mundial cuando intentaron venderlo. Así, vendieron 82 piezas a un consorcio de corredores de arte de Frankfurt en 1929. En los años siguientes, 40 piezas se vendieron a museos y a coleccionistas privados.

El objeto del litigio radica en la propiedad de 42 piezas que en 1935 fueron adquiridas por el estado prusiano, cuyo líder en ese momento era Hermann Göring. El gobierno pagó 42,5 millones de reichsmarks, que era la moneda circulante durante el tercer Reich. La pieza más valiosa de esta colección es un relicario abovedado del siglo XII con forma de iglesia y hecho de oro, cobre y plata con figuras de personajes bíblicos tallados en colmillo de morsa. Estos objetos actualmente se exhiben en el Kunstgewerbemuseum de Berlín.

Los herederos de los comerciantes judíos presentaron en 2014 una petición ante el órgano consultor alemán de recuperación de arte robado por los nazis, argumentando que la venta se había realizado bajo coacción del gobierno de Göring. La Comisión Limbach, nombre que recibe este órgano del gobierno alemán, negó la restitución concluyendo que no se encontraron todos los criterios para determinar que la adquisición había sido ilegal.

Los herederos de los comerciantes judíos presentaron entonces una demanda ante un tribunal de la Corte de Distrito de Columbia, en los Estados Unidos, pidiendo la restitución de las piezas de arte. Por el momento en que se presentó esta demanda, el Ministerio de Cultura de Alemania declaró la colección como tesoro nacional lo que significa que las piezas no pueden abandonar el país sin un permiso de exportación firmado por el ministro de cultura.

El gobierno alemán, a través del SPK que es el órgano que supervisa a los museos estatales de Berlín, respondió esta demanda señalando que los tribunales estadunidenses no tienen jurisdicción en el asunto pues se trata de un tesoro alemán comerciado entre alemanes. La demanda, sin embargo, se presentó con fundamento en la Ley de Recuperación de Arte expropiado en el Holocausto de los Estados Unidos.

La semana pasada, la Corte de Apelaciones del Distrito de Columbia emitió una decisión en la que se permite que el proceso inicie ante la Corte de Distrito y ha sido esta decisión la que el SPK ha apelado.

"El SPK está convencido de que no fue una venta bajo coacción debido a la persecución nazi", se lee en una declaración emitida por la fundación. "En su opinión estas afirmaciones son infundadas. Además de esto, el SPK opina que este caso, relacionado con una transacción histórica entre alemanes en Alemania, no debería ser escuchado en una corte de los Estados Unidos".

Se trata, por supuesto, de una opinión contraria a la que manifestó el abogado de los comerciantes, Nicholas O’Donnell de la firma legal Sullivan & Worcester de Boston: “La desesperación del SPK para evitar el escrutinio de la ‘venta’ en 1935 por judíos a Hermann Göring habla por sí misma”.

“El más reciente comunicado de prensa del SPK es sólo otra muestra de Alemania pretendiendo preocuparse por el tema del arte robado durante la era nazi mientras hace todo lo que puede para interponerse en el camino de sus víctimas y herederos para que pase el tiempo y otra generación fallezca”.

Queda por saber si la Suprema Corte de los Estados Unidos acepta escuchar el caso.

Más información theartnewspaper.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net