Lingote de oro

 

Un importante coleccionista de antigüedades de Hong Kong presentó una acción legal en contra de uno de los sospechosos de un millonario fraude con lingotes de oro para que le regrese o le informe dónde están once piezas de colección de porcelana pertenecientes a las dinastías Ming y Qing.

El coleccionista, Kot See-for, demandó el pasado mes de mayo al empresario Tang Kwok-pang, uno de los principales sospechosos de un millonario fraude que invertía en oro. Derivado de esta demanda, el tribunal de Hong Kong ordenó al empresario Tang regresar o indicar al renombrado coleccionista dónde se encontraban sus valiosas piezas de porcelana blanca y azul. Además, le prohibió comerciar todo tipo de antigüedades en un intento por prevenir el comercio ilegal de las piezas.

Como no se ha cumplido con esa orden judicial, este lunes, ante el Tribunal Superior de Hong Kong Kot See-for entregó un escrito pidiendo que Tang Kwok-pang sea declarado en desacato y que se ordene su encarcelamiento. El término es oportuno pues Tang no apeló la decisión que el tribunal extendió en mayo.

En la acción legal emprendida en mayo, Kot See-for, de 85 años, acusó a Tang Kwok-pang y a otras dos personas de haberle defraudado 330 millones de dólares hongkoneses, equivalentes a unos 42 millones de dólares estadunidenses. Él es uno de los siete inversionistas que en conjunto perdieron más de 620 millones de dólares hongkoneses en el fraude.

El coleccionista, miembro de la sociedad de coleccionista Min Chiu, acusó a estos hombres de haberlo engañado para invertir dinero en un esquema de compra de oro en el London Metal Exchange. Al principio sus inversiones daban rendimientos, pero después empezó a tener pérdidas y usó piezas de su colección para invertir más y tratar de recuperarse de sus pérdidas.

Tang ha negado las acusaciones de defraudación y se ha acogido a su “derecho de privilegio contra la autoincriminación al negarse a proporcionar cualquier respuesta o respuesta".

Kot See-for es chino de nacimiento y mudó su residencia a Hong Kong en 1985. Heredó de su padre, también coleccionista de antigüedades, la Fundación Tianminlou. En su casa en Repulse Bay, una de las zonas residenciales más costosas del mundo, tiene más de 800 piezas de antigüedades, las que exhibió en el palacio municipal de Hong Kong en 1987 y en el museo de Shanghái en 1993.

Más información scmp.com /thestandard.com.hk

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net