Imprimir
Categoría: El Derecho y el Entretenimiento
Visto: 185
powered by social2s
Logo de YouTube

 

La titular del juzgado de lo penal número 9 de Barcelona, España, ha condenado al youtuber Kanghua Ren, conocido como ReSet, de 21 años, a una pena suspendida de 15 meses de cárcel, el pago de una indemnización de 20, 000 euros por los "daños morales" causados a la víctima y la prohibición de utilizar la red social YouTube por cinco años, por encontrarlo responsable de un delito contra la integridad moral.

ReSet se hizo popular en YouTube por hacer bromas a personas y a sus gatos, en parte, cumpliendo los retos que le proponía su audiencia. Así ha electrocutado, lanzado a una tina llena de agua, dejado caer, y obligado a tomar jugo de limón a sus gatos, entre otras “bromas” que él considera simplemente como “no pesadas”.

Ya había sido denunciado antes por esas conductas, pero en enero de 2017 se le ocurrió entregar a un indigente dos galletas oreo rellenas de pasta de dientes y a continuación grabó el momento en que se las comía, para publicarlo en su canal. El joven nuevamente fue criticado en las redes sociales y en virtud de la reacción de su audiencia intentó disculparse, pero la Guardia Urbana convenció al indigente para que lo denunciara formalmente por un presunto delito de trato degradante, por menosprecio a la dignidad y la integridad moral de una persona en riesgo de exclusión, un delito que se agravaría al difundirlo a terceras personas a través de Internet.

La sentencia es novedosa en España porque prohíbe a Kanghua "acudir" al escenario del delito, en este caso la plataforma de YouTube, y le ordena que borre, durante ese periodo de tiempo, su canal. Además, le prohíbe crear una cuenta nueva, con lo que el negocio de ReSet se ha acabado por una buena temporada.

La juez considera que el video que subió fue "un acto claro e inequívoco de contenido vejatorio" y que, además, la ingesta de pasta de dientes provocó un "padecimiento físico" a la víctima, ya que sufrió vómitos y molestias digestivas y daño psíquico.

La sentencia destaca que ReSet grabó y subió el video "para captar de forma efectiva la atención morbosa de sus seguidores" y, de paso, obtener "un apetitoso incremento de ingresos" que percibía de Google por publicidad. Se calcula que obtuvo unas ganancias de unos 2,000 euros y ahora tendrá que pagar una indemnización que multiplica por diez esa cantidad.

También se considera probado que pagó 300 euros a la hija del hombre para evitar que le denunciara y que las disculpas que publicó no fueron en realidad "para recapacitar sobre lo denigrante de su acción o pedir perdón al ofendido", sino para "limpiar su imagen", señala la sentencia.

"No ha sido un acto aislado", remarca la resolución, que recuerda cómo en otros videos ReSet mostró "comportamientos crueles" y siempre con "víctimas fáciles o vulnerables". Algo que no negó en el juicio: "Si me meto con gente más musculosa, me arriesgo a que me peguen, que la gente tiene muy mala leche". Kanghua ofreció, por ejemplo, sándwiches con excrementos de gato a ancianos y niños en un parque.

Kanghua "humilló y vejó a una persona vulnerable, sin hogar, de edad muy superior, que no habla los idiomas oficiales y presenta deterioro por la vida en la calle y por alcoholismo", subraya la juez.

En el juicio, ReSet hizo uso del derecho a la última palabra para inclinar la balanza a su favor, pero hubiera sido mejor que se mantuviera en silencio: "Hago cosas para dar show, a la gente le gusta el morbo".

Más información elpaís.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

powered by social2s