Castillo de Windsor

 

Ante el Tribunal Superior de Londres, este viernes el príncipe Harry, duque de Sussex, a través de su abogado, firmó un acuerdo con una agencia británica que pone fin a una demanda por infringir privacidad y violaciones a la ley de protección de datos por fotografías tomadas desde un helicóptero al interior de su residencia.

Megan y Harry eligieron vivir en una zona rural al sur de Inglaterra, en Cotswolds, condado de Oxfordshire. El abogado del príncipe, Gerrard Tyrrell, al leer este viernes la declaración de su representado dijo que la pareja había seleccionado ese lugar “por el alto nivel de privacidad que brindaba”, pero que desde que ocurrieron los hechos por los que se presentó la demanda, “ya no podían vivir en la propiedad”.

Los hechos denunciados ocurrieron el pasado mes de enero cuando un helicóptero voló a muy baja altura y logró tomar fotografías de la sala y del dormitorio de Megan y Harry. Después de esto, ellos se mudaron de residencia.

El medio responsable de la renta del helicóptero fue Splash News and Picture Agency, el que luego vendió las fotografías a varias revistas y periódicos.

En el acuerdo firmado, Splash se comprometió a “cesar y desistir de vender, publicar o poner a disposición la fotografías” y prometió “no repetir su conducta usando medios aéreos para tomar fotografías o video del hogar privado del duque”. Asimismo, la agencia reconoció que haber actuado como lo hizo fue “un error de juicio”.

En el acuerdo firmado, Splash se compromete a pagar una cifra no revelada por daños más los gastos legales en que incurrió el príncipe.

Por las constantes invasiones a su privacidad, los duques de Sussex, han tenido que cambiar de residencia y recientemente se mudaron a Frogmore Cottage, cerca del castillo de Winsor, a unos 40 kilómetros al este de Londres, pero con el nacimiento de su primer hijo, Archie Harrison Mountbatten Windsor, probablemente ahora sean más acosados que antes.

No es la primera vez que la realeza británica lleva a los tribunales a medios deseosos de tomar fotografías que son muy cotizadas en el mercado. La historia de la princesa Diana con los paparazzi es muy conocida y sus hijos no han corrido tampoco mejor suerte. En 2012, el hermano de Harry, el príncipe Guillermo, heredero al trono, llevó a tribunales franceses a una revista que con un lente de largo alcance tomó fotografías de su esposa, Kate Middleton, mientras tomaba semidesnuda el sol. En este caso el tribunal falló en contra de la revista por haber invadido la privacidad de los duques de Cambridge.

Más información smh.co.au

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de royal.uk