Imprimir
Categoría: El Derecho y el Entretenimiento
Visto: 187
powered by social2s
Robert Indiana

 

A casi un año de su muerte, la sucesión del artista Robert Indiana, creador de las series con las palabras LOVE y HOPE, han presentado una demanda en la que argumentan que todos los acuerdos contractuales celebrados por el artista terminaron con su fallecimiento el 19 de mayo de 2018.

Robert Indiana, artista asociado con el movimiento pop art, fue calificado por muchos críticos como oportunista o “one hit wonder” después de su éxito con la serie de carteles, serigrafías y esculturas basadas en la palabra LOVE escrita con la letra O inclinada hacia la derecha. Se trata de una imagen creada en 1964 como tarjeta de navidad para el Museum of Modern Art, MoMA, de Nueva York.

Un día antes de su muerte, el 18 de mayo de 2018, se presentó una demanda ante un tribunal de Manhattan respecto de su obra y legado y un posible abuso financiero por Morgan Art Foundation, quien fungió como su representante, acusando al cuidador del artista, Jamie Thomas y al publicista de arte Michael McKenzie, de haberlo aislado de sus amigos y de haber producido dudosos trabajos en su nombre durante los dos años previos a su muerte.

La demanda es ahora presentada por James W. Brannan, representante de la sucesión de Indiana, quien ante una corte federal en Nueva York asegura que todos los acuerdos de licencia por el trabajo del artista terminaron el año pasado con su muerte.

Uno de los acuerdos del que se pide la terminación es el firmado en abril de 1999 y ratificado en 2004 con Morgan Art Foundation y Simon Salama-Caro, agente de Indiana y asesor de Morgan. El otro acuerdo se refiere al firmado con Michael McKenzie, cuya casa editorial American Image Art imprimió algo sobre el trabajo de Indiana de su vejez.

En la demanda, James W. Brannan expone que, pese a lo acordado entre las partes, Morgan “nunca” pagó a Indiana el porcentaje de sus regalías dentro de los 30 días de efectuada la venta. “En lugar de eso, una vez al año, Morgan le enviaba a Indiana un cheque acompañado de un extracto de una línea de una cifra en dólares que se le pagaba a Robert Indiana, sin ninguna explicación de cómo se calculó el monto, qué obra Morgan había vendido, a quién, el precio y qué gastos se habían deducido”.

Asimismo, señala que todos los acuerdos, enmiendas y subsecuentes modificaciones, incluida “cualquier autorización de Indiana respecto de un catálogo razonado” terminaron con la muerte de Indiana. Se trata de un aspecto interesante porque Salama-Caro está trabajando en el catálogo razonado de Indiana, nombre con que se designa al texto de consulta en el que se documentan y describen todos los trabajos conocidos realizados por un artista.

Como respuesta a esta demanda presentada el 10 de mayo, el abogado Luke Nikas, socio de la firma legal Quinn Emanuel Urquhart & Sullivan, declaró que Morgan Art Foundation “inició un contrato vinculante con Robert Indiana y gastó una fortuna financiando las creaciones artísticas de Robert Indiana cuando nadie más lo hizo. Pagó a Indiana millones de dólares”. Además, dijo, “Simon Salama-Caro ha dedicado casi tres décadas a promover a Indiana y a su trabajo, una relación que inició cuando el mercado de Indiana era insignificante”.

Para el abogado Nikas, esta demanda es un intento de los representantes de la sucesión “de llenar sus bolsillos con dinero que en su lugar debería ser usado para renovar el amado hogar de Indiana y ayudar a la fundación sin fines de lucro de Indiana”.

Ya veremos qué opina el juez y a quién se concede la razón.

Más información theartnewspaper.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de theartnewspaper.com

powered by social2s