Poster de Stranger Things

 

Extrañamente, Charlie Kessler, la persona que acusaba a los hermanos Matt y Ross Duffer de haber plagiado la idea para desarrollar la serie de Netflix, Stranger Things, decidió desistirse de su demanda a menos de 48 horas de que iniciara el juicio.

No está claro si las partes llegaron a un acuerdo extrajudicial, pero el representante de Kessler presentó un escrito en el que este reconoce que los Duffers "crearon el programa de manera independiente", palabras que permiten salvar la cara a los hermanos y ponen fin a un conflicto legal que amenazaba con manchar su reputación.

Kessler alegó que en el Festival de Cine de Tribeca 2014 presentó a los Duffers su idea de un programa ambientado en una pequeña ciudad donde existe un proyecto gubernamental secreto que investiga lo paranormal.

Los hermanos, por su parte, insistieron en que crearon de forma independiente Stranger Things, pero en abril un juez rechazó su moción de juicio sumario. Esto significaba que un jurado decidiría si era procedente la reclamación de Kessler por incumplimiento de un contrato implícito. Si el caso hubiera pasado a juicio, Kessler tendría que haber demostrado que había suficiente entendimiento entre las partes de que efectivamente se había formado un contrato por compensación en el caso de que la propuesta de Kessler fuera desarrollada. Kessler también tendría que demostrar que Stranger Things se derivó de su propio proyecto titulado Montauk.

Los hermanos Duffer y Netflix  alegaron que parte de la información deberá permanecer sellada ya que su revelación podría crear daños económicos sustanciales pero el juez rechazó la solicitud.

Las partes se prepararon para el proceso judicial, pero, repentinamente, la semana pasada Kessler redujo sus reclamaciones, específicamente que se tomaron ideas de su guión. En cambio, solo realizaría reclamos basados en el cortometraje que había hecho, lo que había en su sitio web y la conversación de 2014 que supuestamente involucraba la idea de un policía con un pasado escalofriante.

Finalmente Kessler ha decidido desistirse, pero en su escrito se tiene el cuidado de no inferir que existe un acuerdo, incluso si hubo un beneficio económico para desestimar el caso. Las partes se negaron a comentar sobre los aspectos financieros de cualquier acuerdo que llevó al retiro de la demanda en la víspera del juicio.

En una declaración Kessler dijo: "Después de escuchar el testimonio de deposición esta semana del experto legal que contraté, ahora me parece que, independientemente de lo que haya creído en el pasado, mi trabajo no tuvo nada que ver con la creación de Stranger Things. Los documentos de 2010 y 2013 demuestran que los Duffers crearon su programa de manera independiente. Como resultado, retiré mi reclamo y no haré más comentarios sobre este asunto ".

Ahora los Duffers pueden esperar tranquilamente el debut de la tercera temporada de Stranger Things el 4 de julio.

Más información hollywoodreporter.com/thr-esq

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net