Imprimir
Categoría: El Derecho y el Entretenimiento
Visto: 203
powered by social2s
Mujer admirando obra en museo

 

El viernes 19 de abril se publicó en el Journal officiel, diario oficial de Francia, un decreto según el cual se aplaza el permiso de exportación de la obra El abanderado de Rembrandt y se amplía a 30 meses el plazo para que los museos nacionales tengan preferencia en su adquisición.

El abanderado de Rembrandt, una pintura que muestra una figura humana de tamaño real, fue declarada “tesoro nacional” por el ministro de cultura de Francia Franck Riester, lo que significa que se otorga derecho preferencial de compra a los museos nacionales y evitar así que la obra abandone el país.

Con el decreto publicado, el Museo del Louvre tiene ahora 30 meses para tratar de recaudar los fondos necesarios para adquirir la codiciada obra por un precio que no ha sido revelado.

La mencionada obra del maestro neerlandés, realizada en 1636, pertenece a la rama francesa de la familia Rothschild, una familia con varias ramas y que son predominantemente banqueros, propietarios en Francia, entre otras cosas, de los famosos viñedos Château Mouton Rothschild y Château Lafite.

La obra fue adquirida por Jacob James de Rothschild en 1840 en una subasta en Christie’s de Londres, habiendo pagado un precio de 840 libras esterlinas. La obra perteneció previamente al rey Jorge IV de Inglaterra y fue heredada por el descendiente de James de Rothschild, Edmond, quien en 1935 donó una colección de 40,000 grabados y 3,000 dibujos al Louvre. La pintura ahora pertenece a los hijos de Élie de Rothschild, fallecido en 2007.

La declaración de una pieza de arte de “tesoro nacional” es la forma jurídica en que Francia obtiene el derecho de preferencia en la adquisición de estos bienes. Cada año son varias las obras que obtienen esta declaración con la esperanza de que sean adquiridos por museos nacionales, como en 2017 lo fue un dibujo atribuido a Leonardo da Vinci y el manuscrito original del Marqués de Sade Las 120 Jornadas de Sodoma. Sin embargo, la recaudación de fondos para pagar el precio no es siempre fácil por lo que hay obras y objetos de arte que han sido vendidos a coleccionistas privados.

Hace tres años el Museo del Louvre adquirió junto con el Rijksmuseum de Ámsterdam, dos portarretratos de Rembrandt, pintados en 1634, por un precio de 160 millones de euros. Los cuadros pertenecían a otro miembro de la familia Rothschild, Eric. En este caso el Louvre aseguraba que no recaudaría la cantidad suficiente para realizar la compra, aunque los fondos llegaron del banco central de Francia.

Ya veremos en dos y medio años si el Museo del Louvre recaudó el precio solicitado por los herederos de Élie de Rothschild.

Más información theartnewspaper.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

powered by social2s