0
0
0
s2smodern
Galería Nacional de Londres

 

La Suprema Corte de los Estados Unidos se ha negado a revisar el caso presentado por tres herederos en contra de la Galería Nacional de Londres por la propiedad de un cuadro pintado por Henri Matisse en 1908.

El caso se refiere al portarretrato Greta Moll, que fue comprado originalmente a Matisse por Oskar Moll, esposo de Margarete Moll, conocida como Greta, la mujer retratada. El cuadro fue llevado a Berlín, Alemania, lugar de residencia de la pareja cuando estalló la Segunda Guerra Mundial.

Por temor de que el cuadro les fuera arrebatado por los nazis, los Moll decidieron sacarlo del país y lo confiaron al cuidado de una persona, que los herederos de Greta Moll alegaban, lo vendió ilegalmente. El cuadro fue pasando de mano en mano hasta que finalmente fue adquirido en 1979 por la Galería Nacional de Londres (National Gallery).

La controversia para el regreso del cuadro fue presentada por tres nietos de Greta Moll -Oliver Williams, Margarete Green e Iris Filmer- presionando en principio a la Galería Nacional bajo el programa de recuperación de arte robado, pero el museo se negó a regresarlo. En 2015 presentaron su caso ante el Spoliation Advisory Panel, un órgano que aconseja al gobierno británico en los casos de peticiones de despojo o de transacciones ilegales de objetos de arte durante la era nazi y la Segunda Guerra Mundial. Este organismo se declaró sin jurisdicción porque la Segunda Guerra terminó en 1945 y no fue sino hasta 1947 cuando el cuadro fue vendido en Suiza.

Los nietos de Greta Moll decidieron llevar su caso ante los tribunales estadunidenses donde argumentaron que la venta de la obra de Matisse se había hecho en violación al Derecho Internacional y pedían de la Galería Nacional el regreso del cuadro o una compensación de 30 millones de dólares.

En septiembre de 2018, la Corte de Apelaciones del Segundo Circuito en Nueva York confirmó una sentencia de primera instancia según la cual la Galería Nacional, al formar parte del gobierno británico, no puede ser procesada en tribunales estadunidense debido a la Ley de Inmunidad a Soberanías Extranjeras. La demanda, señalan, no establece las razones por las cuales la mencionada ley no aplica y que existe jurisdicción de tribunales de Estados Unidos para revisar el caso.

La Galería Nacional es una entidad sin ánimos de lucro calificada por las leyes británicas como non-departmental public body (NDPB), lo que significa que no forma parte integral de ningún departamento de gobierno, sino directamente del ministro encargado, en este caso el de Cultura, Medios y Deportes. El acceso al museo es gratuito y se considera que las colecciones que contiene son propiedad del pueblo británico.

Los herederos decidieron presentar su caso ante la Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos, pero el máximo tribunal se ha negado a revisarla lo que significa que se confirma la sentencia de la Corte de Apelaciones y que los herederos se quedaron sin recursos jurisdiccionales en los Estados Unidos.

Pese a que en un comunicado emitido respecto de la negativa de la Suprema Corte de revisar el caso, la Galería Nacional declara que esta decisión “confirma la propiedad legítima” del cuadro en disputa, la realidad es que en ningún momento se ha revisado la legitimidad de la propiedad de la obra, ya que el asunto quedó resuelto por falta de jurisdicción.

Quizá los herederos podrían intentar ante los tribunales británicos, pero el éxito de su gestión es poco probable.

Más información theartnewspaper.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o toral concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

0
0
0
s2smodern