0
0
0
s2smodern
Jugador de Fútbol

 

En el fútbol inglés se ha desatado un debate respecto del comportamiento de los aficionados y de los cargos penales que se presentan en contra de aquellos que saltan al terreno del juego para celebrar una victoria o un gol.

En Inglaterra es delito entrar al terreno de juego sin tener autorización para ello. Así quedó establecido desde 1991 en la ley que regula los delitos e infracciones en el fútbol.

Los hechos ocurrieron el pasado domingo en la cancha del equipo de fútbol de Bournemouth tras el empate con el Newcastle United. Varios aficionados saltaron al terreno de juego y siete fueron detenidos. De esos siete, un adolescente de 14 años quedó en libertad mientras se investiga su conducta, y otro joven de 18 años fue dejado en libertad sin imputaciones, aparentemente después de haber permanecido 20 horas en la estación de policía.

De acuerdo con la policía, una de las mujeres que resguardaba la seguridad de la cancha resultó lesionada y se investiga a cuatro de los cinco hombres detenidos por presunto abuso hacia ella.

La Asociación de Aficionados al Fútbol se ha quejado de este proceder diciendo que las celebraciones de los aficionados a los goles se han criminalizado por “una narrativa de que todos los aficionados al fútbol son escoria, matones”.

“Categóricamente no estoy condonando que los fans vayan al campo ni diciendo que deban hacerlo, digo que se debe tener una respuesta en el mundo real en lugar de pánico moral”, declaró a los medios Amanda Jacks, trabajadora de la Asociación de Aficionados al Fútbol que revisa el caso ocurrido en Bournemouth.

“Estamos viendo a personas que son criminalizadas por ir al terreno de juego, celebrar por 30 segundos y de pronto tienen antecedentes penales lo que puede perjudicarles en el futuro.

“¿Es de interés público? No sólo están poniendo al aficionado contra la pared y criminalizándolo por hacer algo en el contexto del fútbol, hay muchas posibilidades de que un oficial de policía se siente todo un día en un tribunal para presentar evidencia”, declaró Jacks, quien añadió que el asunto es de seguridad y no necesariamente tema para el sistema penal.

Sobre el asunto, insistió en que los auxiliares de la seguridad del campo deben tener sentido común y entender la psicología de las masas en el fútbol.

Para los auxiliares de seguridad el asunto no es tan sencillo. John Newsham, consultor de la asociación que agrupa a los auxiliares, declaró que están capacitados para usar el sentido común, pero que debe existir algún disuasor para que los aficionados salten al terreno de juego.

“Hay señalización que indica que [saltar al terreno de juego] es un delito. No importa el momento, es un delito. De otra forma ¿qué los disuadiría?

“Los auxiliares están entrenados para usar el sentido común. Si ven que los fans deben ir al terreno por cualquier razón ellos manejarán la situación apropiadamente”, declaró Newsham en clara referencia al incidente de Hillsborough en que por no aplicar ese “sentido común”, fallecieron 96 personas en 1989.

Este incidente se ha presentado una semana después de que un aficionado del club Birmingham City saltara al terreno de juego y atacara a Jack Grealish, delantero central del Aston Villa.

El caso de Bournemouth, insiste Amanda Jacks, es diferente del de Birmingham City.

Los aficionados que quedaron con imputaciones deberán presentarse el próximo 2 de abril ante un tribunal de Poole, en Dorset.

Más información bbc.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

0
0
0
s2smodern