Cuadro de Ross Bleckner

 

El 14 de febrero trajo muy malas noticias para la corredora de arte de Nueva York, dueña de una prestigiosa galería, Mary Boone, quien fue sentenciada en la Corte de Distrito del Sur de Nueva York a 30 meses de prisión por dos cargos de evasión fiscal.

Mary Boone fundó su galería en el SoHo en 1977 y ha representado a importantes artistas contemporáneos como Jean-Michel Basquiat, Eric Fischl y Ross Bleckner, quien ha estado asociado a su galería desde 1979. Conforme con The Art Newspaper, sus tácticas de negociación a favor de sus representados le han ganado muy pocos amigos y en el mundo del arte ha sido calificada como una persona con quien es difícil trabajar. Incluso, se especula que la denuncia anónima al servicio de tributación de los Estados Unidos fue hecha por un empleado insatisfecho.

En el proceso judicial se acusó a Mary Boone de haber defraudado a la hacienda pública en 2009, 2010 y 2011, dejando pérdidas recaudatorias de más de 3 millones de dólares. Para satisfacer esta deuda, Mary Boone ya ha pagado al servicio de impuestos de los Estados Unidos, ISR, 6.9 millones de dólares que incluyen impuestos, intereses y multas.

Mary Boone se declaró culpable a todos los cargos por lo que sus abogados Robert S. Fink y Michael Sardar trataron por todos los medios evitar una sentencia de prisión. Para ello remitieron al juez una evaluación psicológica solicitando clemencia para su cliente, exponiendo que ella dejó de pagar los impuestos no por codicia, sino por haber sido víctima de abuso durante su infancia. Además, los abogados presentaron más de 100 referencias de carácter, firmadas por familiares, amigos e incluso relaciones profesionales como el artista chino Ai Weiwei quien también estuvo sujeto a proceso en China por evasión fiscal.

Al final la estrategia no tuvo éxito y el juez dictó una sentencia de 30 meses de prisión, siendo elegible por un año de libertad supervisada, lo que significa que la corredora de arte deberá cumplir por lo menos seis meses de prisión. El juez Alvin K. Hellerstein también ordenó 180 días de trabajo comunitario una vez cumplida la sentencia de prisión.

De esta forma, Mary Boone deberá presentarse ante las autoridades para empezar a cumplir su sentencia antes del próximo 15 de mayo.

“Me presento ante usted triste, humillada y con el corazón roto”, declaró Mary Boone durante la audiencia de sentencia rogando al juez por una segunda oportunidad, declarando que renunciaría a varios organismos en los que participa como a la Asociación Americana de Corredores de Arte. Sobre su galería, sin embargo, el futuro es incierto.

En 2017 Mary Boone se enfrentó en tribunales al actor Alec Baldwin por un cuadro que le vendió de Ross Bleckner y que resultó no ser el que el actor había adquirido. El enfrentamiento llegó a su fin cuando Boone accedió a compensar al actor con una suma de dinero cuyo monto no ha sido revelado.

Según la profesora Mary Dodge, experta en estudios de género de la Universidad de Colorado, los delitos de cuello blanco suelen ser vistos como delitos de hombres, de forma que cuando es una mujer quien los comete, los medios y el público suelen ser más críticos.

“Mientras vemos a más mujeres cometiendo este tipo de delitos en las últimas décadas a medida que un número creciente de ellas ha ingresado al mundo corporativo, hemos visto muchas reacciones severas a sus acciones simplemente porque su comportamiento no se considera dentro de los límites de la feminidad” opina la profesora Dodge.

Mujer u hombre, el caso de Mary Boone ha sido clasificado como el escándalo de un delito de cuello blanco más importante que ha impactado en el mundo del arte en los últimos años.

Más información theartnewspaper.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net