Imprimir
Categoría: El Derecho y el Entretenimiento
Visto: 371
powered by social2s
Mazo de subasta

 

El pasado 7 de febrero, la fiscalía de la ciudad de Nuremberg, Alemania, decomisó de una casa de subastas 63 pinturas atribuidas a Adolfo Hitler y que estaban listadas para ser vendidas el fin de semana. La razón del decomiso no tiene nada que ver con el nazismo sino porque existe evidencia de que las pinturas pueden ser falsificaciones.

La casa de subastas Auktionshaus Weidler planeaba subastar 26 de las pinturas decomisadas el pasado sábado, junto con otros cinco trabajos que la fiscalía no decomisó por considerar que son auténticos. En esta subasta también entraron otros objetos como un mantel, un florero y una silla de mimbre que supuestamente pertenecieron a Hitler.

En Alemania, donde la apología del nazismo es un delito que se castiga con prisión, no está prohibido vender objetos que pertenecieron a Hitler, salvo que tengan algún símbolo que haga referencia al nazismo.

Respecto de los trabajos decomisados que incluyen algunas acuarelas y dibujos, la fiscalía está investigando las falsificaciones para tratar de llegar a quienes están llevando al mercado de arte estos trabajos fraudulentos. Para ello, la fiscalía de Nuremberg está trabajando en coordinación con la de Berlín, ciudad en donde también confiscaron de la casa de subastas Auktionshaus Kloss tres acuarelas firmadas por Adolf Hitler. Cabe señalar que según la fiscalía ninguna de las casas de subastas forma parte de la investigación.

La casa de subastas de Nurmebreg ya ha vendido obras atribuidas a Hitler. Antes del decomiso, Kerstin Weidler, de Auktionshaus Weidler, declaró que las pinturas provenían de vendedores privados de varios países, entre ellos Austria.

Kerstin Weidler dijo que los precios de estas pinturas varían entre unos cientos hasta 100,000 o más euros y que los compradores no necesariamente se identifican con la extrema derecha, sino que son “personas que quieren poseer una pieza de la historia mundial o realizar alguna inversión financiera”.

En los Estados Unidos, en febrero de 2017 se vendió por 243,000 dólares el teléfono personal rojo que perteneció a Adolfo Hitler, “posiblemente el arma más destructiva de los tiempos que envió a millones de personas a sus muertes”. Se trata de un aparato de la marca Siemens que originalmente era negro. El teléfono de disco no pudo haber sido subastado en Alemania porque en la parte trasera tiene grabada una esvástica, el águila símbolo del Tercer Reich, y el nombre de su propietario, Adolf Hitler.

Más información theartnewspaper.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

powered by social2s