Rihanna promocionando su marca

 

Robyn Rihanna Fenty, conocida simplemente como Rihanna, ha decidido demandar a su padre, Ronald Fenty, y a dos socios por fraude y publicidad falsa cometida por parte de su empresa de producción y talentos Fenty Entertainment.

Fenty es una marca que Rihanna ha venido utilizando desde 2012 a través de su compañía Roraj Trade LLC, y en lo personal, para productos como lencería, maquillaje, ropa, ropa deportiva, etcétera y su línea Fenty Beauty apareció en la lista de las mejores invenciones de 2017 de la revista Time.

Fenty es el apellido paterno de Rihanna, por lo que su padre, Ronald también hace uso de ese apellido y así llamó a su compañía. Sin embargo, la mayor parte de la demanda de Rihanna se centra en las acusaciones de que su padre y su socio de negocios, Moses Joktan Perkins, han asociado su compañía de forma implícita con la cantante e incluso abiertamente han dicho a los inversionistas que ella participa en Fenty Entertainment.

"El Sr. Fenty y el Sr. Perkins han utilizado estas mentiras en un esfuerzo fraudulento para solicitar millones de dólares a terceros confiados a cambio de la falsa declaración de que estaban autorizados a actuar en nombre de Rihanna, y/o que Rihanna podía ser contratada para hacer presentaciones a través de ellos”, señala la abogada Carla Wirtschafter en la demanda. "En pocas palabras, el Sr. Fenty, el Sr. Perkins y la Compañía no están, ni han estado nunca autorizados, para explotar el nombre de Rihanna, su propiedad intelectual o la buena voluntad asociada con su conocida marca 'Fenty', o para solicitar cualquier negocio en su nombre ".

Rihanna les ha dicho a los hombres en múltiples ocasiones que cesen y desistan, pero sus demandas han sido ignoradas.

Según se describe en el escrito, Fenty y Perkins lanzaron Fenty Entertainment en abril de 2017 y mintieron sobre la participación de Rihanna en un comunicado de prensa anunciando la compañía. Una compañía llamada SBS Entertainment le ofreció a la incipiente productora un acuerdo por el cual pagaría $ 15.4 millones a cambio de que Rihanna realizara 15 presentaciones en América Latina y dos apariciones de 15 minutos en Calibash, un evento organizado anualmente por la estación radial Mega 96.3 FM, en Los Ángeles. Fenty Entertainment aceptó el acuerdo, según la demanda, y afirmó ante SBS que Rihanna y Roc Nation lo habían aprobado.

El equipo de Rihanna envió la primera carta de cese y desistimiento en marzo pasado, pero el otoño siguiente, Fenty y Perkins intentaron registrar la marca "Fenty" para unos hoteles boutique. Un segundo comunicado de cese y desistimiento fue enviado en diciembre. "Los demandados continúan hasta esta fecha usando la tergiversación para su ventaja comercial y para engañar al público", indica la abogada. "Esta conducta fraudulenta perjudica no solo a los demandantes sino al público en general y se requiere una intervención judicial".

Rihanna está demandando por falsa designación de origen, publicidad falsa e invasión de sus derechos de privacidad y publicidad, entre otros reclamos. Ella le está pidiendo al tribunal una declaración de que los acusados no pueden usar la marca registrada Fenty o cualquier otro término que sea confusamente similar a su nombre y que no pueden promocionar falsamente una afiliación comercial con ella, así como una orden judicial que les impida realizar esas actividades y el pago de los daños causados.

Más información hollywoodreporter.com/thr-esq

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net