Mazo de madera

 

La decisión de la familia real de Países Bajos de subastar un dibujo de Rubens y otros objetos que pertenecieron al rey Guillermo II de los Países Bajos (1792-1849) ha puesto en un predicamento al gobierno por la petición de un partido político para evitar la venta.

A principios de mes, la política Salima Belhaj del partido liberal D66 pidió al primer ministro neerlandés, Mark Rutte, que hiciera un llamado a la familia real para que pospusiera la subasta en Sotheby’s, Nueva York, de un dibujo de Pieter Paul Rubens y otros objetos como una vajilla de porcelana y cubertería de plata que perteneció al rey Guillermo II.

La política explicó que dichos objetos debían ser ofrecidos primero a instituciones neerlandesas a fin de que esos objetos de arte e históricos permanecieran en el país y pudieran ser vistos por los neerlandeses, pues de ser subastados en Estados Unidos, jamás regresarían al país.

Bajo las leyes vigentes, los museos que deseen vender alguna obra anterior a 1800 deben consultar a instituciones neerlandeses si tienen interés en ellas, antes de involucrar a casas de subasta. La disposición, sin embargo, no aplica a coleccionistas privados, incluida la familia real.

Según Salima Belhaj, el primer ministro le respondió que ese era “un asunto privado de la familia real”, y que no planeaba intervenir, por lo que ahora su partido político apelará directamente a la familia real para que ofrezca primero la obra de Rubens, pintor barroco de la escuela flamenca, a museos neerlandeses.

Interés por el dibujo lo manifestó Sjarel Ex, director del museo Boijmans van Beuningen de Rotterdam, que tiene la colección más grande de obras de Rubens en los Países Bajos, apelando a la familia real para que no lo subaste.

“No se ha consultado y ese no es el camino real correcto”, dijo el director Ex a un periódico neerlandés. “Llevarlo a subasta significa que el propietario sólo está detrás del precio más alto […] Si nosotros pudiéramos adquirir el dibujo sería la pieza más importante en nuestra colección de Rubens”. Hasta el momento, no ha recibido respuesta de la familia real a su petición.

El dibujo que está en el catálogo de subastas de Sotheby’s, forma parte de un puñado de estudios sobre figuras principales del cuadro de altar La Elevación de la Cruz, de 1610, que fue pintado para la catedral de Nuestra Señora en Amberes, Bélgica.

En el catálogo de la subasta de Sotheby’s del próximo 30 de enero, se describe como el bosquejo de un joven musculoso, que fue adquirido por el rey Guillermo II en 1830 “para colocar al lado de obras maestras de Rafael, Miguel Ángel, Leonardo y Rembrandt”. Desde entonces, ha permanecido en la familia real. El precio estimado es entre 2.5 y 3.5 millones de dólares. Se especula que la obra está siendo puesta a subasta por la princesa Cristina, hermana menor de la exreina Beatriz, quien abdicó el 30 de abril de 2013 a favor de su hijo Willem Alexander, casado con Máxima Zorreguieta, originaria de Argentina.

Es interesante notar que, pese a que la familia real vive del erario público en su mayor parte, no debe rendir cuentas respecto de todos sus bienes por lo que sus posesiones no se consideran patrimonio de la nación.

Más información theartnewspaper.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net