Imagen de la atracción de Isla Calavera

 

El 10 de diciembre de 2016 un ciudadano guatemalteco, José Calderón Arana, falleció en las instalaciones de Universal's Islands of Adventure, después de haber visitado la atracción Skull Island: Reign of Kong (La Isla Calavera: Reino de Kong) y ahora sus familiares están demandando al parque por no tener advertencias en español.

Skull Island: Reign of Kong, es una atracción que fue inaugurada en julio de 2016 que, a través de una experiencia 4D (“emocionantes efectos inmersivos”), recrea una expedición a través de la Isla Calavera y su encuentro con las criaturas carnívoras, para finalmente ser atacados por un Tiranosuario Rex y defendidos por King Kong, inspirada en la más reciente película del personaje.

Un letrero a la entrada dice: Warning! This ride is an expedition through the rough terrain of King Kong’s natural habitat. The movement of the truck is dynamic with sudden accelerations, dramatic tilting and jarring actions. (¡Advertencia! Esta atracción es una expedición a través del escabroso terreno del hábitat natural de King Kong. El movimiento del camión es dinámico con aceleraciones repentinas, fuertes declives y movimientos bruscos). Asimismo se advierte que las personas con problemas cardiácos o de presión, espalda o cuello, así como embarazadas, no deben subirse, pero la advertencia sólo aparece en idioma inglés.

Las advertencias en inglés se repiten a lo largo de la cola mientras los visitantes esperan su turno y algunas de esas advertencias también están acompañadas por representaciones visuales. La imagen que ilustra problemas del corazón muestra una figura que se lleva la mano al pecho.

También hay una grabación de audio que repite la mayor parte de la información, pero nuevamente, sólo en inglés.

Calderón Arana, de 38 años, no se sintió bien tras visitar la atracción y su esposa pensó que era malestar estomacal por la comida que habían consumido en el parque, según la demanda. Calderón se sentó a descansar en una banca mientras su esposa y su hijo se subían a otra atracción. Cuando ellos volvieron, él se encontraba en el suelo, rodeado por personal del parque. Fue llevado a un hospital donde murió posteriormente, según la demanda, por un ataque masivo al corazón.

El certificado de defunción, proporcionado por los abogados, enumeró la causa de la muerte como “un ataque cardíaco, enfermedad coronaria de múltiples vasos y un shock cardiogénico”, una afección causada con mayor frecuencia por un ataque cardíaco grave cuando el corazón de repente no puede bombear suficiente sangre para el cuerpo.

Calderón no hablaba inglés por lo que las múltiples advertencias no le fueron de utilidad, se argumenta en la demanda, señalando que Universal es responsable debido a la falta de advertencias en español y porque demoró en ayudar a Calderón Arana mientras se encontraba agonizando.

La sucesión de Calderón Arana exige a Universal City Development Partners, LTD. d/b/a Universal Studios Florida y Universal Islands of Adventure, el pago de una indemnización por un mínimo de 15,000 dólares.

Más información lawandcrime.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net