El baile de Carlton

Alfonso Ribeiro, actor que interpretaba a Carlton Banks en el Príncipe de Bel-Air (Fresh Prince of Bel-Air), presentó una demanda en contra de Epic Games, por haber reproducido en el famoso juego de Fortnite Battle Royale, “The Carlton Dance” (Baile de Carlton).

El baile se hizo famoso después de que apareció en un episodio de la serie en la década de los noventa, en la que el personaje aparece bailando un fragmento del tema It's not Unusual, un éxito de 1965 del cantante Tom Jones.

Ribeiro, que actualmente es el anfitrión de America's Funniest Home Videos, desde entonces ha utilizado este baile como su marca personal y está tratando de registrarlo en la Oficina de Derechos de Autor de Estados Unidos.

“Los acusados capitalizaron el reconocimiento y popularidad de Alfonso Ribeiro al vender el baile dentro del juego en Fortnite con el nombre 'Fresh', que los jugadores pueden comprar para personalizar sus avatares y usarlo en el juego", establece la abogada Carolynn Kyungwon Beck en la demanda.

En la demanda se explica que el actor y el baile ahora están "inextricablemente vinculados" y Ribeiro está "constantemente inundado" de solicitudes para interpretarlo, como en un episodio de 2011 de Dancing With the Stars y en un famoso torneo de golf en 2016 junto a Justin Timberlake.

Ribeiro afirma que Epic Games explota constantemente el talento afroamericano al copiar sus bailes, mencionando específicamente a Snoop Dogg, Will Smith y Donald Faison, entre otros. Está demandando por infracción de derechos de autor, violación del derecho de publicidad y competencia desleal y piede daños punitivos y una orden judicial que le impediría a Fortnite utilizar el baile como un “emote”.

La composición y disposición de los movimientos y patrones de un baile se pueden registrar como obras coreográficas, siempre que cumplan con dos criterios: debe ser un trabajo original y mostrar un nivel mínimo de creatividad.

El baile debe ser fijado en un objeto tangible que puede ser una película o grabación de video, o una descripción precisa escrita o en un sistema de notación de baile. Una idea para un baile o que no se haya descrito o grabado, no tiene derecho a la protección de los derechos de autor.

La protección de los derechos de autor para un baile comienza tan pronto como se crea y se fija en un objeto tangible. No es necesario que esté registrado en la oficina de derechos de autor para recibir protección. La protección dura toda la vida del creador y otros 70 años después de su muerte.

El titular de una obra coreográfica tiene el derecho exclusivo presentar públicamente el baile, hacer, vender o distribuir copias de la misma y preparar adaptaciones u otras obras derivadas basadas en el baile.

Aquí el enlace al baile de Carlton:

Más información hollywoodreporter.com/thr-esq

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net