Juez de los EE. UU. dice a troll de derechos de autor que su corte no es cajero automático

Trolls

En respuesta a una solicitud para obtener los datos de un presunto infractor de derechos de autor presentada por Strike 3 Holdings, el juez de distrito negó la solicitud agregando que es un método de extorsión en el que la compañía huye a la primera señal de una defensa.

Strike 3 Holdings es una firma de abogados “especialista” en combatir la descarga ilegal de videos pornográficos de torrent en Internet, y es lo que se conoce un troll de derechos de autor, un modelo de negocio imperante en los Estados Unidos y el Reino Unido en que presentan demandas por supuestas violaciones por derechos de autor y, después de presionar y asustar a sus víctimas, llegan a arreglos extrajudiciales para retirar las demandas.

Una vez que detectan una dirección IP presionan al proveedor de servicios de Internet (ISP) para que les facilite los datos del usuario. Con los datos hacen contacto con el usuario para exigir una determinada cantidad de dinero para no iniciar un proceso legal. Las cantidades por los acuerdos oscilan entre los 400 y los 1500 dólares.

Strike 3 Holdings es uno de los trolls de derechos de autor más activos en los Estados Unidos y ha presentado más de 1,800 casos de infracción de derechos de autor en los últimos 13 meses, los que les representa ganancias de entre 750,000 a 2.5 millones de dólares.

En este caso, Strike 3 aplicó el mismo sistema que en casos similares, solicitando a la Corte que ordene al ISP revelar la identidad de un presunto infractor que utilizó una conexión de Comcast para supuestamente descargar de forma ilegal una película porno.

Sin embargo, el juez de distrito Royce C. Lamberth les puso un alto. El juez comienza hablando de Strike 3 en términos despectivos, señalando que la tecnología de geolocalización de la compañía tiene "conocidas fallas", y agrega que simplemente no puede identificar a un presunto infractor.

"En pocas palabras, inferir que la persona que paga la factura del cable es quien descargó ilegalmente un archivo específico es incluso menos confiable que inferir que vio un programa de televisión específico", escribe el juez Lamberth.

El juez señala que los ISP se han visto obligados en el pasado a revelar quiénes son los supuestos infractores, pero destaca que ello puede hacer que el acusado actualmente inocente sea visible en una búsqueda de Google, asociada a los sitios web "Vixen, Blacked, Tushy y Blacked Raw" a través de los cuales los DVD de Strike 3 se distribuyen.

"Los dos primeros [nombres de sitio web] son bastante incómodos, pero los dos últimos satisfacen gustos aún más singulares", dice. “Imagine tener su nombre y reputación pública y permanentemente conectada a sitios web como Tushy y Blacked Raw (búsquelo en Google bajo su propio riesgo)”.

“El riesgo de una falsa acusación es real; las consecuencias son difíciles de prever y aún más difíciles de deshacer ".

El juez Lamberth continúa criticando a Strike 3 por haber presentado 1,849 casos en los últimos trece meses, incluyendo 40 en su distrito. "Parece que no les importa si el acusado realmente cometió la infracción… Si alguien los confronta, simplemente huyen a esconderse bajo el puente”.

"Tal vez los trolls temen que un tribunal interrumpa su negocio: presentar un diluvio de quejas, pedir al tribunal que obligue a la divulgación de los titulares de cuentas, llegar a acuerdos extrajudiciales en tantas reclamaciones como sea posible, abandonar el resto” destaca el tribunal.

Y exactamente el juez Lamberth no tiene intención de continuar con el juego. Explica que la solicitud de Strike 3 no supera el derecho del acusado que potencialmente no infringe a ser anónimo, por lo que niega la moción para citar a Comcast y desestima el caso.

En su cierre, el juez Lamberth da un golpe final a Strike 3: "Armado con cientos de demandas hechas mediante las funciones de cortar y pegar y mociones de descubrimiento, Strike 3 inunda este juzgado (y otros en todo el país) con demandas para extorsionar. Trata a este Tribunal no como un centro de justicia, sino como un cajero automático. Su deseo fingido de un debido proceso legal enmascara lo que realmente busca: que la Corte supervise su chantaje de alta tecnología. Este tribunal declina ", concluye el juez.

Un claro abuso del derecho.

Esto ya llevó al despacho Prenda Law a ser procesados por fraude y extorsión.

Más información torrentfreak.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Additional information