Equipo de Redbox

Un juez federal ha concedido a Disney una orden judicial preliminar para evitar que Redbox venda códigos digitales que los consumidores pueden canjear en puntos de venta en línea para acceder a copias de Black Panther y otras películas.

Redbox se dedica a rentar DVDes y Blue-ray a través de equipos físicos ubicados en locales abiertos. Actualmente cuenta con más de 42,000 equipos distribuidos en más de 34,000 locales en Estados Unidos.

A través de distintos acuerdos, compra las películas que luego ofrece para la renta en sus equipos, pero Disney no llegó a ningún acuerdo, por lo que Redbox compra las películas en el mercado común y después las alquila.

El problema radica en que Disney también agrega a las películas que vende en el mercado minorista códigos de descarga para una versión digital a descargarse en Disney’s Movies Anywhere. Redbox ha estado vendiendo esos códigos, lo que permite a los clientes comprar copias digitales de las películas más baratas que el precio normal de mercado.

Disney demandó a Redbox en febrero por violar sus derechos de autor, solicitando al tribunal ordenara a la empresa de renta de videos detener la venta de los códigos. En su primer intento el juez le negó la orden prejudicial, pero ahora se la ha concedido.

El problema radicaba en los paquetes de los discos de Blueray y DVD que decían: "Los códigos no se venden ni transfieren", lo que se consideró una condición de uso para un usuario que "es el propietario del producto físico que acompaña al código digital en el momento de la compra".

La doctrina de la primera venta, establece que alguien que adquiera legalmente una obra protegida por derechos de autor tiene derecho a vender o vender su copia, por lo que el juez consideró en un primer momento que la leyenda de las cajas implicaba que Disney estaba restringiendo indebidamente “las transferencias secundarias de copias físicas, lo que constituye un uso indebido de los derechos de autor".

Disney cambió los términos de las declaraciones que aparecen en las cajas de los Blueray y DVD y en sus sitios de descarga y solicitó de nueva cuenta la orden prejudicial para impedir la venta de los códigos.

Disney ahora establece que “El canje del código digital requiere la aceptación previa de los términos y condiciones de la licencia", y en la licencia se prevé que "El código digital que se incluye en este paquete no se puede vender por separado".

Al cambiar las condiciones, el juzgador aceptó emitir la orden prejudicial al considerar que Disney ha demostrado adecuadamente que es probable que tenga éxito en su reclamo de que Redbox alentó a sus clientes a infringir los derechos de autor de Disney canjeando códigos en violación de los términos de la licencia establecidos en los sitios de canje.

Después del fallo, Redbox se presentó como un "defensor del consumidor" y emitió un comunicado en el que afirma que la orden judicial aplica solo a ciertos títulos, como Black Panther, que contienen las nuevas condiciones previstas por Disney. Redbox afirma que tiene el derecho de vender los códigos de títulos anteriores que no tienen las condiciones modificadas.

Redbox agrega que "nunca intentó vender, y no tenía planes de vender, códigos digitales para Black Panther" y que "Disney, por lo tanto, no ha sido dañado por las prácticas comerciales de Redbox, y la decisión no obliga a ningún cambio en las mismas "

"Lo mismo no es cierto para Disney", agrega Redbox. "Además de verse obligado a cambiar el lenguaje engañoso en sus empaques y sus sitios web, Disney ahora debe ofrecer a los consumidores la posibilidad de devolver códigos digitales o Combo Packs para obtener un reembolso si no están de acuerdo con los términos de la licencia digital".

Más información hollywoodreporter.com/thr-esq

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net