Suspenden a directora de museo italiano por ir al gimnasio en horas de trabajo

Reloj

La directora de la Galería Borghese en Roma, Italia, enfrenta un proceso laboral por ausentismo, ya que se le acusa de haber salido de su oficina en horas de trabajo para ir al gimnasio. Ella alega que con todas las horas extra que trabaja, esas horas se ven compensadas.

El asunto se refiere a Anna Coliva, una de las más renombradas directoras de museos italianos, directora actual, como ya se mencionó, de la renombrada Galería Borghese, un museo de arte situado en los jardines de Villa Borghese en Roma y que cuenta con obras de Bernini, Caravaggio, Tiziano, Rafael Sanzio y otros artistas del Renacimiento italiano.

A principios del mes de abril Anna Coliva fue suspendida temporalmente de su encargo sin goce de sueldo, mientras se verifica el proceso en el que tendrá que responder por 41 horas de ausencia en 12 días de trabajo.

Conforme con la información disponible hasta ahora, Anna Coliva fue denunciada por un guardia de seguridad que fue amonestado por promocionar boletos para el museo. Tras esta denuncia, Coliva fue seguida en secreto para obtener evidencia de la acusación. Así se conoció que ella solía llegar a la oficina y luego salir unas cuantas horas para luego regresar.

Como parte de la acusación se señala que la funcionaria acudía a un gimnasio, pero como defensa ella declara que muchas de esas ausencias se debían también a asuntos relacionados con la dirección del museo.

Se trata de una investigación que ha molestado en el mundo del arte porque, a pesar de las salidas de Anna Coliva, ella ha logrado millonarias recaudaciones para el museo, como la reciente muestra de esculturas de Bernini que supuso una recaudación de 2.5 millones de euros para la Galería Borghese.

Así, en una carta de apoyo a Coliva, Anna Lo Bianco, exdirectora del Palazzo Barberini ha dicho que la decisión del Ministerio de Cultura italiano de suspender a Anna Coliva antes de que pudiera aclarar las acusaciones en un proceso, le ha ocasionado un “daño irreparable” a su reputación y a la de la propia Galería. Además, declara, que durante la administración de Coliva, la calidad de las exhibiciones del museo “no ha sido igualada por ninguna otra institución en Italia”.

Por su parte, Alessandro Diddi, abogado de Anna Coliva, dijo estar “estupefacto” de que el caso se lleve a proceso, agregando que los altos funcionarios como Coliva no tendrían que checar tarjeta cada mañana que llegan a trabajar.

Así, tal parece que a la burocracia italiana más le importa el reloj checador y los minutos que la calidad del trabajo realizado.

Más información theartnewspaper.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Additional information