Eric Brunetti y su marca

Para la Corte de Apelaciones del Cuarto Circuito en los Estados Unidos resulta una restricción inconstitucional que viola la libertad de expresión el prohibir el uso de lenguaje inmoral o escandaloso en las marcas.

Eric Brunetti fundó la marca de ropa “fuct” en la década de 1990, pero décadas después se le negó el registro porque la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos concluyó que violaba la prohibición de la Ley Lanham sobre asuntos inmorales o escandalosos.

"El abogado examinador razonó que FUCT es el pretérito del verbo 'fuck’ (joder), una palabra vulgar, y por lo tanto escandalosa", explica la jueza de circuito Kimberly A. Moore. Brunetti apeló ante la Junta de Apelación y Prueba de Marcas, pero este organismo se negó reconsiderar su solicitud por los mismos motivos. El abogado examinador y la junta recurrieron al Urban Dictionary y a una búsqueda de Google Images para tomar decisiones.

"La Junta concluyó que la palabra 'fuct' está definida por el Diccionario Urbano como el tiempo pasado del verbo 'fuck' y que se pronuncia igual que la palabra 'fucked’ (follada) y por lo tanto, se encuentra 'reconocido como una jerga y equivalente literal de la palabra ‘fucked’ con el mismo significado vulgar ", explica la juez Moore.

"Con base en los resultados de la búsqueda de imágenes en Google del abogado examinador, la Junta declaró que el Sr. Brunetti utilizó la marca en el contexto de 'imágenes sexuales fuertes, y a veces explícita, que objetiva a las mujeres y ofrece ejemplos degradantes de misoginia extrema’, con una base de ‘extremo nihilismo: muestra una sucesión interminable de imágenes antisociales de ejecuciones, desesperación, escenas violentas y sangrientas, incluyendo desmembramiento, o eventos apocalípticos, y docenas de ejemplos de otras imágenes que carecen de buen gusto’ ".

Brunetti apeló a la corte federal argumentando que Fuct no es vulgar y que, de serlo, la exclusión de marcas inmorales es inconstitucional.

Tomando como precedente el caso de la banda de rock The Slants, el tribunal determinó que la denegación de marcas registradas de la USPTO tuvo un efecto en la libertad de expresión.

Si bien el tribunal consideró que el uso de marcas vulgares en el comercio es incómodo, reconoce que éstas reciben protección en materia de derechos de autor.

"Hay innumerables canciones con letras vulgares, imágenes blasfemas, libros y pinturas escandalosas, todos están protegidos por la ley federal", explica Moore. "Sin duda, muchas obras registradas en la Oficina de Derechos de Autor ofenden a una parte sustancial del público en general. Sin embargo, la Primera Enmienda protege, incluso las expresiones privadas que son ofensiva para esa parte sustancial del público en general. El gobierno no tiene interés especial para el control del discurso en el contexto de un programa de registro como el que está en cuestión en este caso ".

Así que Fuct puede ser registrada como marca.

Más información hollywoodreporter.com/thr-esq 

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net