Keith Richard de Rolling Stones

La mañana de este miércoles, la policía condujo un operativo en oficinas de gobierno en el norte de Hamburgo, Alemania, buscando evidencia sobre la investigación que han abierto relacionada con un concierto de los Rolling Stones.

El concierto de la banda estadunidense, uno de cuyos integrantes, Keith Richard, desafía todos los conocimientos científicos sobre salud y longevidad, fue el pasado mes de septiembre y a él asistieron unas 82,000 personas.

Los permisos para el encuentro masivo fueron otorgados correctamente, pero lo que se investiga ahora fue el regalo de 100 boletos de cortesía a las autoridades del distrito por parte de los organizadores del evento, FKP Scorpio, una vez que se otorgaron los permisos. Se trata de boletos valuados en 10,000 euros que fueron usados por varios empleados de la oficina del distrito.

Sobre este asunto se recibió una queja anónima que es investigada, sin que las autoridades hubieran precisado en contra de quien se presentó la queja a fin de no comprometer la investigación.

Al respecto, Tom Oelrichs, subdirector de la oficina de distrito, explicó a Spiegel que el otorgar a los empleados los boletos como “tarjetas de trabajo”, es “una práctica estandarizada durante años en la industria de eventos”.

Los boletos fueron entregados inicialmente a los empleados que debían registrar si se cumplían los requisitos para el evento, a los funcionarios que trabajaron horas extras debido al evento y a miembros de la asamblea de distrito.

Sin embargo, la entrega de este tipo de beneficios es muy delicada por varias razones, una de ellas por derechos laborales cuando se entregan como retribución por trabajo de horas extra, y también en materia fiscal y de seguridad social.

La oficina del distrito enfatiza que las entradas solo se ofrecieron después de la aprobación del concierto y que antes de aceptarlas se examinó si cumplían las normas que regulan la aceptación de recompensas o regalos, donaciones y patrocinios.

Por su parte, un portavoz de FKP Scorpio, elogió la "cooperación buena y muy compleja" con la oficina del distrito e hizo hincapié en que las cortesías no se entregaron de ninguna manera para influir en el proceso de aprobación. "Tampoco es realista creer que tal cosa sea posible de esta manera".

La oficina del fiscal, sin embargo, ha abierto la averiguación para determinar si hubo violación a esas leyes que prohíben a los funcionarios públicos la aceptación de regalos y donaciones, las cuales previenen la creencia de que los servidores públicos “están a la venta”.

Si se llegara a determinar que hubo incumplimiento de la ley, los funcionarios podrían ser suspendidos del cargo y, en casos graves, condenados a prisión.

Más información thelocal.de / Spiegel.de

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total con crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de billboard.com