Guante y pelota de béisbol

Gracias al contrato laboral que fue ratificado el día de ayer entre la MLB, Major League Baseball, y la unión de jugadores, las novatadas en las que se obligaba a los deportistas a vestir ropa de mujer se han terminado.

Sin haberse presentado oposición por parte de los jugadores, se introdujeron cláusulas anti novatadas y anti acoso que evitarán que, como se ha hecho costumbre, los jugadores novatos tengan que vestir disfraces de la Mujer Maravilla o de meseras de Hooters, como parte de los ritos de iniciación que supuestamente crean una mayor camaradería en el equipo.

Las nuevas cláusulas prohíben “requerir, coaccionar o fomentar” que los jugadores se vistan como mujeres o utilicen disfraces que “puedan ser ofensivos a individuos por razón de raza, sexo, nacionalidad, orientación sexual, identidad de género u otra característica”.

Por si alguien pretendía saltarse la norma argumentando que el jugador acepta voluntariamente disfrazarse para “sentirse como unos de los muchachos”, la nueva disposición establece que “la voluntad actual o percibida de un jugador de participar en una conducta prohibida, no excusa que la actividad sea considerada una violación a la política”.

Otro tipo de novatadas, como hacerlos cruzar la calle con el uniforme del equipo completo para comprar café para los veteranos, son conductas que podrán seguir siendo realizadas, aunque se especifica que queda prohibido en el nuevo contrato colectivo que se requiera a los jugadores “el consumo de bebidas alcohólicas o cualquier otro tipo de droga o requerirles la ingestión de una sustancia (alimento, bebida o mezcla) indeseable o no querida”.

“El propósito de esta política no es prohibir todas las tradiciones relativas a los novatos o jugadores”, se explica en el documento sobre estas cláusulas, “sino prohibir conductas que puedan ocasionar a los jugadores angustia física o daño, que sean ofensivas para los novatos, para algunos jugadores, staff del equipo o aficionados, o que sean distractoras de la operación del equipo o de la MLB”.

El lunes pasado, Paul Mifsud, vicepresidente de la MLB, dijo que estas nuevas cláusulas resultaron parcialmente “debido a las redes sociales, que, desde nuestro punto de vista, desafortunadamente publicitaron en exceso los disfraces de los jugadores”.

“Hay muchas fotos de jugadores de béisbol vestidos como princesas de Disney”, añadió Mifsud.

Así que ya no se verán fotografías de las futuras estrellas del béisbol vestidos con un tutú de ballet como Manny Machado, o como ocurrió a Mike Trout que se vistió de Lady Gaga, o Chase Headly que en 2008 viajó con los novatos de los Padres de San Diego en vuelo comercial de Denver a Washington vestido con unos apretados shorts anaranjados y una ajustada camiseta blanca con la leyenda de Hooters.

Disfraces como de botella de cátsup, usado por Madison Bumgarner, pitcher estrella de los Gigantes de San Fracisco; el uniforme del equipo de los Estados Unidos de Polo, usado por Giancarlo Stanton de los Delfines de Miami o el disfraz de Gumby, usado por el cubano Yasiel Puig, de los Doyers de Los Ángeles, sí podrán seguir formando parte de las novatadas.

Más información nytimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net