En una conferencia en la Universidad de Portsmouth, el procurador especial en materia de deportes del Servicio de la Procuraduría de la Corona de la Gran Bretaña, Nick Hawkins abordó los aspectos del delito en el deporte, particularmente en el fútbol.

 

Señaló que existen cuatro tipo de delitos en los deportes: los cometidos dentro de la cancha, los que se cometen dentro y en los alrededores de los estadios, los que se cometen por el mal uso de los medios electrónicos y de redes sociales y los delitos de incitación al odio racial.

 

Señaló que uno de los problemas más graves a los que se enfrenta el fútbol en este momento se refiere a los cánticos y porras que los hinchas o seguidores de un equipo hacen en los que incitan al odio racial o agreden a sus contrincantes y solicitó el apoyo de los clubes para terminar con esta costumbre, reeducando a los seguidores y a los jugadores sobre lo que no se debe hacer.

 

Para este procurador, la forma tradicional en que se sanciona a los clubes por el mal comportamiento de sus seguidores ha dado resultados pues se trata de medidas que afectan financieramente a los clubes e indirectamente a los seguidores, como el realizar los partidos a puerta cerrada o restar puntos en la clasificación al equipo lo que le quita oportunidades al club de jugar en torneos europeos.

 

Otro aspecto que señaló que es importante tomar en cuenta se refiere a la agresión a ,os jugadores que en redes sociales, Twitter particularmente, hacen los hinchas, como lo hizo la semana antepasada un estudiante de Gales respecto del futbolista Fabrice Muamba del equipo Bolton Wanderers, quien se desplomó en la cancha de juego.

 

Dijo, sin embargo, que este tipo de delitos son fáciles de detectar y de perseguir puesto que se encuentran previstos en la Ley del Mal Uso de las Comunicaciones y pidió apoyo de las autoridades deportivas para que estos delitos sean denunciados y perseguidos con la finalidad de terminar con este tipo de agresiones.

 

Hizo notar también que las autoridades deportivas tienen que cumplir con cuatro diferentes roles en materia de prevención y persecución del delito y que se refieren a la educación de jugadores y seguidores; al establecimiento de reglas claras, transparentes y estrictas de disciplina; al apoyo a las autoridades durante las investigaciones de delitos y durante la acusación sin tratar de encubrir evidencia en afán de protegerse; y, tomar acciones decididas cuando se ha perseguido un delito.

 

Se trata de un asunto que el gobierno británico ha tomado muy en serio en vista de la gravedad de las agresiones que se comenten en los partidos de fútbol y del creciente racismo que se vive en los estadios.

 

 

Más información The Crown Prosecution Service

 

www.miabogadoenlinea.net