Gallinas

En el cantón suizo de Vaud, un tribunal falló en contra de una persona que demandó a sus vecinos por el ruido que sus gallinas hacen, ordenándole pagar más de 36 mil francos suizos (US$36,653) en gastos y costas judiciales.

El asunto empezó en 2010 cuando Anouk y Philippe Michauville compraron una parcela de 4,000m2 en una zona rural en el cantón de Vaud. Teniendo la intención de criar gallinas, preguntaron al municipio si se podía y obtuvieron una respuesta favorable que señalaba que, sin embargo, el número de gallinas no debería pasar de 2,000.

Ya instalados y con un gallinero funcionando en forma, en 2012 recibieron notificación de un abogado representante del vecino de la parcela superior, para que en diez días pusieran fin al “escándalo” de las gallinas.

Los Michauville hicieron caso omiso de esta notificación por considerar que se trataba de una petición absurda en un área rural, pero en la primavera de 2013 recibieron otra notificación en la que el vecino argumentaba que el ruido de las gallinas había devaluado el valor de su propiedad y les pedía una compensación por 97,000 francos suizos.

La familia Michauville decidió tratar de apaciguar el ruido de sus gallinas e iniciaron algunas acciones como tenerlas en cubierto durante las noches para evitar que cantaran, pero eso no obstó para que el molesto vecino, que no reside en esa casa rural, iniciara acción legal en su contra.

De esta forma, el pasado mes de marzo hubo una audiencia judicial en la que se consideró un número de medidas para resolver la disputa. Así, el vecino ofreció retirar la solicitud de la compensación de 97,000 francos si los Michauville se deshacían del gallinero, una solución con la que no estuvieron de acuerdo.

Por no haber llegado a un acuerdo el caso siguió y esta semana la corte civil decidió desechar la demanda y condenó al vecino quejumbroso a pagar 21,642 francos en ostas judiciales y otros 15,000 por gastos. Se trata de una decisión que no es firme pues puede ser apelada.

De acuerdo con The Local no es la primera vez que un caso de animales ruidosos llega a los tribunales suizos. En mayo de este año un granjero de Zúrich Oberland perdió su apelación en el caso llevado en su contra por sus vecinos por el ruido de las campanas de las vacas. Así, se le ordenó quitar el cencerro a los animales de 10 de la noche a 7 de la mañana, una decisión que no le pareció justa y que aparentemente ha llevado ante el máximo tribunal de Suiza.

Más información thelocal.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin