Sábado  18 de noviembre  de 2017  8:06 am

En el país asiático de Bután, un monje fue arrestado tras habérsele encontrado 72 paquetes de tabaco para masticar en su poder. Se trata así de la primera persona en ser detenida por incumplir las estrictas leyes que en materia de tabaco se han dictado en ese país.

 

Bután quiere ser reconocido como el primer país libre de tabaco, por lo que desde el 2005 ha expedido estrictas leyes que controlan todos los productos derivados del tabaco, lo que a su vez detonó un fuerte contrabando por la frontera con la India.

 

En Bután no solo está prohibido fumar en lugares públicos, sino también privados y la policía cuenta con facultades legales para catear casas, oficinas y lugares privados en busca de cigarros, puros o cualquier otro producto que derive del tabaco, incluso el que se utiliza para masticar.

 

En el país solo se puede ingresar un máximo de 200 cigarros o 150 gramos de otros productos derivados al mes y se debe contar con la nota que avale su compra legal en algún país ajeno a Bután porque de otra manera la persona puede ser arrestada por contrabando.

 

El monje declaró a la policía que se deshizo de la factura porque no tenía conocimiento de las leyes en la materia y esa ignorancia hoy le puede costar

hasta cinco años en prisión.

 

Como se persigue el consumo de tabaco en Bután se persigue en otros países el consumo de drogas o en otros, como países islamistas, el consumo de alcohol. ¿Estaremos viendo en Bután el futuro de la persecución mundial contra el cigarro y los fumadores?

 

Más información BBC

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin