Dado astrológico

El Consejo General del Poder Judicial de España inició la semana pasada una investigación respecto de una juez que las malas lenguas acusan de ser, además, tarotista y vidente y de ofrecer sus servicios en la gallega ciudad de Lugo.

Se trata de la juez María Jesús García Pérez, magistrada del juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 3 de Galicia quien, dicen, ha sido vista repartiendo volantes por la calle en los que ofrece echar el tarot por 20 euros.

Además de los rumores, al parecer la juez no tiene una muy buena reputación como representante del poder judicial. Ya fue sancionada por fumar en la sala, por no haber asistido a una declaración por cumplir una cita previa en el gimnasio y por haber criticado públicamente la ley de violencia de género cuestionando a las víctimas. Pero, al parecer, el acto más grave en el que ha incurrido fue el haberse presentado a una audiencia con su gato lo que, a juicio de Evaristo Nogueira, decano del Colegio de Abogados, ofrece "una pésima imagen de la Justicia".

En su defensa, la juez dice que no es ella la que echa las cartas y adivina el futuro, sino el hombre que vive con ella, que no es su pareja, sino su asistente doméstico. Es más, ha dicho, a él también pertenece el gato que solía ir de visita al juzgado.

Silvia R. Pontevedra, periodista del diario español El País, se dio a la tarea de indagar en la historia, llamando al número de teléfono que aparece en el volante en que se ofrecen los servicios de tarot. Escribe que respondió un hombre quien ha dicho que es “el criado, el señor que le limpio la casa [a la juez]". "Y soy yo quien ha montado un chiringuito de tarot y ahora vosotros me habéis jodido el chiringuito y puede que también mi trabajo de criado". Para finalizar la llamada dijo que "Su señoría trabaja en el juzgado y allí solo atiende a presos y a parientes de presos, ese es su trabajo".

El tema es que la denuncia sobre el presunto segundo trabajo de la juez fue presentada por la Audiencia Provincial de Lugo ante el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, quien dio vista al Consejo General del Poder Judicial, CGPJ, para que abra expediente y determine si, de ser cierto el segundo oficio de la juzgadora, si este es incompatible con la carrera judicial. De ser así, el CGPJ procedería a imponer alguna sanción que puede ser, incluso, la separación de su encargo.

La juez deberá responder ahora ante el CGPJ, pero lo interesante será, si resulta responsable de los señalamientos, conocer si ser vidente y tarotista es incompatible con la función judicial y por qué.

Más información elpais.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la preproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin