Cámara de velocidad

Un molesto conductor que al pasar frente a las cámaras viales que graban a los motoristas en las carreteras de Francia mostró el digitus impudicus, doigt d'honneur o dedo medio, podría enfrentar una condena de entre dos y cuatro meses de prisión.

Se trata de una insólita acusación, particularmente porque el delito del que ha sido acusado el conductor es el de “insultar a una persona que ejecuta un servicio público”.

Los hechos ocurrieron en mayo de 2015 cuando este conductor manejaba su vehículo a exceso de velocidad. Pasando las cámaras de velocidad de las localidades de Saint-Forgeux-Lespinasse y Bessay-sur-Allier, su respuesta fue hacer la señal del dedo medio, gesto considerado obsceno y que fue hecho por primera vez en el siglo IV a.C.

El sujeto de 46 años fue multado por haber conducido a exceso de velocidad, pero ahora es sorprendido con la imputación de un delito por “haber ofendido” a las cámaras. Por supuesto, la fiscalía señala, quizá con justa razón, que la ofensa no fue a la máquina, sino a los operadores que revisaron las grabaciones.

El delito en cuestión castiga “palabras, gestos o amenazas, escritos o imágenes de cualquier naturaleza… como un ataque a la dignidad o respeto [del servidor] debido por la función que prestan”.

Tratándose de ofensas menores la sanción es una multa que puede ser de hasta 7,500 euros, mientras que las ofensas más graves pueden ser castigadas con penas de prisión.

En este caso, como el ofensor es reincidente en infracciones viales, la fiscalía pide una sanción de prisión.

El abogado del sujeto pide, por supuesto, que se desechen los cargos en contra de su cliente al considerar que el delito no se configura porque no incluye la ofensa hecha a máquinas sino a personas y su representado, en estricto sentido, mostró su dedo medio a las cámaras.

El sujeto, además, ha presentado la pobre excusa de que el gesto ofensivo no fue hecho a las cámaras de velocidad sino a su novia que viajaba con él, porque justo en el momento en que pasaron frente a las cámaras ella iba hablando de su exnovio lo que a él le causó un profundo disgusto.

Aunque inusual, no es el primer caso de este tipo que reportamos en miabogadoenlinea.net. En 2013 se presentó un caso semejante en Nueva Jersey, Estados Unidos, cuando una mujer mostró sus senos y el dedo medio a las cámaras de seguridad después de que ella y su acompañante fueron detenidos por la comisión de alguna infracción de tránsito. En su caso, fue presentada ante el juez por lascivia.

La enseñanza que podemos sacar de estas historias es que, pese a que estamos ya muy acostumbrados a usar lenguaje y gestos ofensivos, es mejor ejercer el autocontrol porque no sabemos los alcances que este tipo de reacciones pueden tener.

Más información thelocal.fr

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin