Mazo y birrete

Por haber denunciado falsamente haber sido drogado y robado para justificar haber estado de fiesta durante 15 horas, un juez en Valencia, España, condenó a un sujeto a una pena de ocho meses de multa de 10 euros diarios.

Los hechos ocurrieron entre el 2 y el 3 de diciembre de 2015 cuando el denunciante se localizaba hospedado en un hotel de la ciudad de Valencia. Dijo recordar haber estado bebiendo una copa en el bar del hotel, pero no recordar lo que sucedió en horas posteriores, sino hasta la tarde del 3 de diciembre cuando caminaba de regreso a su hotel. Al entrar al hotel le notificaron que sus amigos lo estaban buscando y que su esposa había presentado una denuncia por desaparición.

Asegurando que no recordaba nada, el sujeto se realizó un análisis de sangre en el que dio positivo en cocaína, sustancia que, aseguró, nunca había consumido, y descubrió que había gastado casi 5,000 euros los que, según dijo, parecían haber sido retirados de un cajero en Barcelona.

El sujeto decidió presentar una denuncia señalando que alguien lo había obligado a consumir la droga y que habían sacado “sin su permiso” el dinero. Ante la policía reiteró no recordar nada de lo sucedido. Así, se abrió una investigación, misma que fue cerrada siete días después cuando la policía concluyó que no había otro delito que perseguir diferente al de simulación de delito y la presentación de una falsa denuncia.

¿Qué descubrió la policía? Que el denunciante “por su propio pie, solo y sin coacción alguna, sobre las 03:34 horas del día 3 de diciembre de 2015 accedió a un local de alterne (prostíbulo) llamado Even/Eleven”. Allí, sacó dinero del cajero, conversó con las mujeres que ahí trabajan y, finalmente, abandonó el lugar a las 18:15 del 3 de diciembre, quince horas después de haber abandonado el hotel.

Conforme con la sentencia dictada en Juzgado de lo penal No.2 de Valencia, el hombre “admitió que se reconocía en las imágenes” pero “que esa noche bebió cerveza y vino, y alguna copa” y que “lo último que recuerda es estar hablando con una de esas personas que dan flyers”.

Para el juez estas solo fueron excusas, pues consideró que estaba acreditado que la denuncia presentada “contiene unos hechos inexistentes en la realidad, siendo estos que al parecer la madrugada del día 2 de diciembre, personas desconocidas le indujeron al consumo de cocaína, comprobando como había extraído el máximo permitido de su cuenta, 3.900 euros más otros 900 euros de la cuenta de la empresa”.

Otro hecho que el juez ha tomado en consideración al momento de dictar sentencia es que las cámaras de seguridad lo grabaron conversando “con una chica”, para posteriormente sacar dinero del cajero que hay en el interior. Además, salió “en solitario, por su propio pie, si bien con la americana (chaqueta) en la mano”.

Tras haber concluido el juez que la denuncia la presentó el sujeto para tapar de la esposa y de sus allegados que estuvo enfiestado 15 horas, mientras aquellos lo buscaban preocupados, lo sentenció a 8 meses de multa en que deberá pagar 10 euros diarios, totalizando 2,400 euros. Una medida que quizá lo lleve a decir la verdad la próxima vez que ande de parranda, en lugar de hacer perder el tiempo a la policía con denuncias falsas.

Más información elmundo.es

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin