Domingo  17 de diciembre  de 2017  2:25 am

Un jurado de un tribunal de Nueva Gales del Sur, Australia, encontró culpable de homicidio involuntario a una mujer que en 2013 apuñaló a su prima tras una fuerte y prolongada discusión por el uso de su Mercedes Benz.

Los hechos ocurrieron el 9 de febrero de 2013 en la casa de Katherine Abdallah, de 37 años, ubicada en Brighton-le-Sands, un suburbio al sur de Sídney, cuando se enfrentó con su prima Suzie Sarkis, en ese entonces de 21 años, quien usó sin su permiso su nuevo automóvil Mercedes Benz.

La discusión no solo fue referida por vecinos que las vieron discutir en la calle ese día, sino que quedó grabada en las cámaras de seguridad, las que muestran a las dos mujeres siguiéndose, gritándose y arrojando objetos por la casa.

El abogado de Katherine Abdallah, Gregory Stanton, expuso que su representada apuñaló a su prima en defensa propia, después de haber sido blanco de “violencia gratuita, prolongada e implacable”, por parte de Suzie Sarkis.

El abogado Stanton hizo notar a los miembros del jurado que en el video de seguridad se ve a la joven arrojando un jarrón, papeles y pateando la puerta. Una vez que logró someter a su prima en un sofá, la propinó varios golpes en la base del cuello, los que se han prohibido en Artes Marciales Mixtas y Box por ser muy peligrosos, e incluso, tomó un teléfono, armándose con “un arma potencial”.

Por esta razón, explicó el abogado, su defendida la golpeó con un paquete de cuatro botellas de agua con la esperanza de detenerla, pero al no haber ocurrido así, fue a la cocina donde tomó dos cuchillos, advirtiendo a su prima que no se acercara. Desoyendo la presunta advertencia (el video no tiene sonido), la joven se acercó y la hoy sentenciada le clavó un cuchillo en el pecho.

Por su parte, el fiscal John Bowers expuso que Katherine Abdallah no había actuado en defensa propia y que desde el primer momento mintió a las autoridades sobre lo ocurrido, inicialmente responsabilizando de lo sucedido a una mujer libanesa gorda y alta con un tatuaje en la mano.

Explicó que una vez que llamó a los servicios de emergencia, en lugar de seguir las indicaciones de primeros auxilios, limpió los cuchillos respondiendo a la operadora que sí estaba atendiendo sus instrucciones.

Ella no estaba actuando con pánico, sino “en su mejor interés como ella lo vio” intentando deshacerse de la evidencia que la vinculaba a ella, explicó el fiscal.

Los miembros del jurado estuvieron de acuerdo con la versión de la fiscalía y han encontrado culpable de homicidio involuntario a esta mujer, a quien se dictará sentencia el próximo 13 de diciembre.

Se trata de un caso interesante que expone como un ataque de ira llevó a esta mujer que vivía una situación económica privilegiada, a matar a su propia prima, delito por el que seguramente perderá su libertad por algún tiempo.

Más información smh.co.au

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total con crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de sidneyimages.com.au

Otras Noticias

Suscripción al Boletin