Domingo  17 de diciembre  de 2017  2:25 am
Persona con platos de comida

En Nueva Zelanda está por concluir un pequeño proceso en el que un hombre ha demandado a la policía por el trato que le dieron después de que salió de un restaurante diciendo que el primer ministro de ese entonces, John Key, había accedido a pagar su cuenta.

Los eventos ocurrieron el 17 de diciembre de 2012 en el restaurante Green Parrot de Wellington, a donde acudió a cenar Kent Boyd. Esa noche también estaba cenando en el lugar el ex primer ministro John Key, quien fue abordado por Boyd.

“Señor Key, voté por usted, realmente me gusta lo que está haciendo”, le dijo Boyd al primer ministro, quien le agradeció el voto de confianza y accedió a tomarse una fotografía. Acto seguido, Kent Boyd le preguntó si pagaría su cuenta de 82 dólares neozelandeses por la cena a lo que, dice, el ex primer ministro le respondió “absolutamente”.

Cuando intentó salir del restaurante sin pagar, se armó una discusión con el personal del lugar por lo que un guardia de seguridad del primer ministro escoltó a Boyd fuera del restaurante hasta que llegó la policía y lo detuvieron. La policía presentó cargos por tentativa de robo, por no haber pagado el importe de la cena, y por incumplimiento de los términos de una fianza que le impedían beber en lugar público.

Kent Boyd pasó la noche encerrado y a los pocos días la policía retiró los cargos.

Casi cinco años después de ocurrido el incidente, Kent Boyd ha presentado una demanda en contra de la policía, pidiendo una compensación de 30 dólares neozelandeses: 10,000 por la detención arbitraria y agresión que relata haber sufrido durante el arresto; 10,000 por el arresto cuando la policía carecía de elementos razonables para presuponer que estaba infringiendo los términos de su fianza; y, 10,000 por la mordedura de un perro de la policía, que sufrió en otro incidente.

Durante la primera audiencia del caso, el abogado de Kent Boyd, Chris Nicholls, expuso que cuando la policía llegó una vez que lo habían sacado del restaurante, su cliente fue empujado por un oficial de policía armado contra la ventana de un edificio vecino, señalando que se trató de una agresión.

El abogado de la policía, Austin Powell, expuso que la policía actuó como lo hizo porque Boyd había puesto en riesgo la seguridad del primer ministro y de los demás comensales en el restaurante. A favor de la policía presentó el testimonio de seis personas.

Por su parte, el ex primer ministro, quien no comparecerá personalmente ante la Corte de Distrito de Wellington en que se ventila el proceso, expuso en una declaración jurada que había conocido a Kent Boyd esa noche, pero que no accedió a pagar su cuenta y dijo que él recuerda que a la pregunta de si pagaría la cuenta, respondió “ajá, mucha gente dice lo mismo”.

Además del incidente de la cuenta, en el proceso se ventila la presunta mordedura de un perro de la policía para determinar si la policía es responsable de lo que se le acusa.

Ya veremos en qué acaba esta demanda de una persona que se describió a sí misma como “un descarado” por la forma en que abordó al político.

Más información stuff.co.nz

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total con crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin