Vaca con cencerro

Nancy Holten es una activista por los derechos de los animales que pese a llevar viviendo en Suiza más de 34 años, la comunidad le ha negado por segunda vez la nacionalidad bajo el argumento de que, al haber hecho campaña en contra de los cencerros en las vacas, ataca las tradiciones suizas.

Nancy Holten nació hace 42 años en los Países Bajos, pero su familia mudó residencia a Suiza cuando tenía 8 años de edad. Tiene hijos de nacionalidad suiza y sus estudios los cursó en ese país y pese a cumplir con los requisitos legales que exigen años de residencia y dominio de una lengua, en su caso el suizo alemán, su activismo parece haber zanjado profundas diferencias entre ella y los miembros de la comunidad en la que reside, Gipf-Oberfrick, en el cantón de Aargau, quienes opinan que no merece el “regalo” de ser suiza.

Como activista a favor de los derechos humanos, Nancy Holten se ha manifestado en contra de los cencerros en las vacas argumentando que son dañinas para la salud de los animales, pero también ha hablado en contra de las carreras de cerdos, de la cacería e incluso del ruido que hacen las campanas de las iglesias.

El otorgamiento de nacionalidad en Suiza depende en primera instancia de las autoridades comunales y cantonales antes de las federales, las que se pronuncian a favor o en contra tomando en consideración un factor que consideran esencial para otorgar la nacionalidad y que se refiere a la integración. Al atacar las costumbres y tradiciones suizas, como los cencerros, la comunidad opina que no está bien integrada.

“Los votantes de Gipf-Oberfrick saben que se cumplen los requisitos legales para la naturalización e incluso saben que hay personas que se quieren naturalizar en Suiza y que pueden tener diferentes opiniones ideológicas”, declaró para The Local Urs Treier, vocero de la administración de Gipf-Oberfrick.

“La razón por la cual ellos han rechazado claramente otra vez la naturalización es que Nancy Holten expresa muy a menudo sus opiniones personales en los medios, además de que obtiene cobertura mediática por rebelarse en contra de las cosas tradicionales de la población”.

Y es esta rebeldía, explicó el vocero, lo que hacen cuestionarse a muchos las razones por las cuales quiere la nacionalidad.

Para Nancy, este rechazo no será lo que cierre su boca. “La ley dispone que la libertad de expresión no debe tener consecuencias negativas”, declaró a The Local. “Sigo comprometida con lo que es importante para mí. Especialmente por los animales en particular. Su bienestar es muy importante para mí. Si dejo de hacerlo, no estaría siendo genuina ni honesta. Así que no dejaré de hacerlo solo para obtener el pasaporte suizo”.

Pese al rechazo de la comunidad, las autoridades del cantón de Aargau son las que tienen la última palabra en el tema por lo que, para malestar de algunos, podrían terminar por otorgarle la nacionalidad si llegan a considerar que el manifestarse en contra de los cencerros no significa necesariamente no estar bien integrado a la comunidad. Finalmente, no es la única que se ha opuesto a los mismos, aunque otros suizos lo han hecho por el ruido.

Más información thelocal.ch

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin