Miércoles  16 de agosto  de 2017  11:50 pm

Al resolver una contradicción de tesis, la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha resuelto que tratándose de divorcio necesario, el régimen de disolución del matrimonio en el que se exige la acreditación de causales vulnera el derecho al libre desarrollo de la personalidad.

En la revisión de las disposiciones previstas para disolver el matrimonio en los artículos 175 del Código Familiar para el Estado de Morelos y 141 del Código Civil para el Estado de Veracruz que exigen la acreditación de causales cuando no existe mutuo consentimiento para divorciarse de parte de los contrayentes, los ministros de la Primera Sala consideraron que se afecta el derecho al libre desarrollo de la personalidad y, por lo mismo, son inconstitucionales.

La Primera Sala expuso que el libre desarrollo de la personalidad es un derecho fundamental que permite a los individuos elegir y materializar los planes de vida que estimen convenientes, cuyos límites externos son exclusivamente el orden público y los derechos de terceros.

La Suprema Corte ya ha establecido que del ejercicio de este derecho derivan todos los demás derechos en cuanto que es necesario para que el hombre desarrolle integralmente su personalidad. Así, el derecho al libre desarrollo de la personalidad comprende, entre otros, “la libertad de contraer matrimonio o de no hacerlo, pues es un aspecto que forma parte de la manera en que el individuo desea proyectarse y vivir su vida y que, por tanto, sólo él puede decidir en forma autónoma”.

En consecuencia, al exigir el legislador que se demuestre la existencia de una causa de divorcio como única forma para lograr la disolución del matrimonio, si no existe consentimiento mutuo, resulta inconstitucional porque restringe sin justificación la libre modificación del estado civil de las personas que deriva, a su vez, del derecho fundamental a la dignidad humana consagrado en los tratados internacionales de los que México es parte, y reconocidos, aunque implícitamente, en los preceptos 1o. y 4o. de la Constitución Federal, conforme al cual las personas tienen derecho a elegir, en forma libre y autónoma, su proyecto de vida, en el que se comprende precisamente el estado civil en que deseen estar.

Razón por la cual, los jueces de esas entidades federativas no pueden condicionar el otorgamiento del divorcio a la prueba de alguna causal, de tal manera que para decretar la disolución del vínculo matrimonial basta con que uno de los cónyuges lo solicite sin necesidad de expresar motivo alguno.

Sin embargo, se subrayó, que no obstante el hecho de que en esos casos se decrete el divorcio sin la existencia de cónyuge culpable no implica desconocer la necesidad de resolver las cuestiones familiares relacionadas con la disolución del matrimonio, como pudieran ser la guarda y custodia de los hijos, el régimen de convivencia con el padre no custodio, los alimentos o alguna otra cuestión semejante.

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin