Domingo  24 de septiembre  de 2017  8:30 am
Gol de fútbol

Una vez más la violencia en los estadios se convierte en tema este fin de semana a partir de la brutal agresión que sufrieron agentes de policia por parte de una de las barras o porra del equipo de fúbol Chivas.

El pasado sábado, casi al final del partido en el que se enfrentaron el Club Deportivo Guiadalajara contra el Atlas, aficionados del primer equipo encendieron bengalas, por lo que 10 policías municipales que se encontraba en el estadio subieron a la tribuna sur para detener a los responsables.

Sin embargo, la policía municipal actuó haciendo uso excesivo e innecesario de la fuerza, demostrando una total falta de entrenamiento, colocándose al mismo nivel de violencia injustificada de los aficionados, por lo que los hechos terminaron  en un enfrentamiento entre porristas y policías con un saldo de dos policías con lesiones encéfalo craneales, entre otros lesionados.

En varios países del mundo la violencia en los estadios se está convirtiendo en un grave problema. En Brasil, país que será este año sede del mundial,  desde 1988 han muerto por incidentes de violencia en los estadios al menos 234 personas, 27 de ellas en 2012 y al menos 30 en 2013.

Y los problemas en los estadios pasan por España, Italia, Francia, Inglaterra, Turquía, Argentina, Paraguay, Honduras, Costa Rica, El Salvador, Chile.

En todos estos países el sector privado y las autoridades han llegado a acuerdos en los que además de que los equipos tomarán medidas sobre sus aficionados, se ha legislado sobre el tema.

Las medidas más comunes son prohibir el acceso a aquellos que se hayan visto involucrados en incidentes de violencia relacionada con eventos deportivos dentro y fuera del estadio, para lo cual el ingreso se controla a través de sistemas biométricos y/o huellas dactilares, además del control de los boletos que se entregan a las porras. Asimismo en los estadios se instalan cámaras de video vigilancia de alta resolución, entre otras medidas.

En Costa Rica, por ejemplo, la prohibición para acceder a los estadios va de tres meses a un año, esto independientemente de las sanciones que corresponda en caso de que la conducta implique un delito.

En el Congreso de la Unión el proyecto de reformas a la Ley General de Cultura Física y Deporte para promover e impulsar acciones tendientes a la prevención de la violencia en los espectáculos deportivos, sigue discutiéndose y los partidos no llegan a  un acuerdo.

En un primer momento la controversia era porque la reformas creaban un nuevo tipo penal que era el delito de violencia en eventos deportivos, pero finalmente esta propuesta ha sido retirada estableciendo las conductas consideradas delitos y dejando en libertad a los estados la forma en que estas conductas deben sancionarse.

Ahora lo que se cuestiona es el que se impida el acceso a los estadios, lo cual algunos consideran que sería violatorio de derechos humanos.

El caso es que no existe ningún avance real en el tema y mientras tanto no se han impuesto medidas que eviten incidentes como el del sábado.

miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin