Libros de texto

Antes del 20 de agosto de este año se distribuirán en el país los libros de texto gratuito, pero una vez más su contenido es materia de controversia y es criticado por distintas organizaciones que se identifican como “profamilia”.

Desde hace dos años, cada que se van a distribuir los libros de texto gratuito estas organizaciones, como el Frente Nacional por la Familia, argumentan que su texto viola el derecho de los padres a educar a sus hijos y que no corresponde a la edad de cada estudiante, además de que fomenta ideologías de género y “la promiscuidad”.

En este caso la crítica es por el contenido de los libros de Biología para secundaria, los cuales dicen que generarán confusión y aumentarán la hipersexualización de los jóvenes, por lo que solicitarán a la Secretaría de Educación Pública (SEP) su retiro y la participación de los padres de familia en una consulta.

La educación sexual debe darse de manera gradual y con el consenso de los padres de familia. Los textos tiene “pura información genital, con una visión animalista del sexo”, afirman.

Para académicos y personas a favor de estos libros es un acierto para la educación la inclusión de la homosexualidad, el erotismo y la masturbación, porque servirá para informar y crear conciencia en las nuevas generaciones, además de disminuir la incidencia de embarazos en menores de edad, infecciones de transmisión sexual y discriminación hacia la comunidad lésbico, gay, bisexual, transexual, transgénero, travesti e intersexual, coincidieron expertos.

El tema de la educación sexual en las escuelas siempre ha estado envuelto en controversia En 1932, el entonces Secretario de Educación Pública, Narciso Bassols, consideró la posibilidad de incluir en la escuelas la educación sexual, pero la iniciativa fue objeto de una amplia protesta por lo que se revirtió y llevó a Bassols a renunciar al cargo en 1934.

No fue sino hasta 1974 que se volvió a incluir el tema en los libros de texto gratuitos, como parte de una política pública para el control de la natalidad debido a la explosión demográfica que se vivía en esa época.

Esas agrupaciones afirman que el contenido de los libros de texto gratuito viola el tema del derecho primario de los padres a educar a sus hijos.

El tema ya fue analizado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) al revisar un amparo en contra de las reformas a la a Ley General de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes y concluyó que ese derecho tiene límites, como son la igualdad entre las personas, el principio de no discriminación y el derecho a la salud de los menores. Esta decisión fue  comentada en miabogadoenlinea.net

En ese orden de ideas, en los planes de estudio se reconoce el derecho humano de igualdad ante la ley en los términos que establece la Constitución Federal, dando a conocer a los menores las categorías específicas de personas contra las que se prohíbe discriminar, como puede ser la orientación o preferencia sexual, para procurar evitar que en un futuro los menores discriminen a las personas por esas u otras razones.

Asimismo, la Segunda Sala consideró que como parte del nivel más alto posible del derecho de salud física y mental de los menores de edad, se encuentra comprendido tanto lo relativo a toda aquella información que sea esencial para su salud y desarrollo -como lo es la educación, sensibilización y diálogo en servicios de salud sexual y reproductiva-, como lo relacionado con el acceso a los métodos anticonceptivos, ya que una información pertinente, adecuada y oportuna es una de las medidas más eficaces para proteger a los menores contra las enfermedades de transmisión sexual en especial, el VIH, asimismo, tal información es necesaria para prevenir y dar conciencia a los menores de edad sobre los daños que puede causar un embarazo prematuro.

También señaló que el derecho de los padres a educar a sus hijos implica el deber de instruir y orientar a los menores de edad para evitar prácticas nocivas, proporcionándoles información que se dirija a salvaguardar su desarrollo sano y pleno.

Y concluye que el ejercicio de la patria potestad no está exento de límites jurídicos o sujeto al cumplimiento de diversos deberes legales necesarios para el correcto desarrollo del menor, ya que, de lo contrario, se podría atentar contra su dignidad y seguridad, lo cual resultaría contrario a los derechos fundamentales que tienen los niños.

Por muy padres que seamos de nuestros hijos, no podemos oponernos a que el estado los eduque en el principio de igualdad de las personas y de la no discriminación, para evitar que ellos discriminen a los hijos de otros por ser diferentes o pensar distinto, y tampoco podemos oponernos a que reciban educación sexual que nosotros no queremos o no podemos darles, porque es parte a su derecho a la salud.

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin