Fachada restaurante Habana Banana

Al resolver un amparo en revisión, la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, SCJN, concluyó que el decomiso de ejemplares de la vida silvestre cuyo origen legal no se ha comprobado, no viola las disposiciones de la Constitución mexicana.

En el caso, el propietario de un restaurante llamado Habana Banana ubicado en Ensenada, Baja California, exhibía animales en peligro de extinción y en junio de 2015 la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) decomisó dos jaguares, dos leones africanos -un macho y una hembra-, un mono capuchino y cuatro pitones.

El propietario alegaba que el decomiso de los animales era inconstitucional porque implica la privación de sus bienes por parte de las autoridades de manera arbitraria.

Sin embargo, los ministros establecieron que es constitucional el decomiso de ejemplares de vida silvestre cuyo origen legal no sea comprobado y su trato no cumpla con los requisitos establecidos en la ley.

La Corte indicó que, contrario a lo que argumentó el empresario, el aseguramiento de las especies de vida silvestre no implica una confiscación que beneficia a las autoridades administrativas que la realizan sino una sanción de la Ley General de Vida Silvestre.

Los ministros confirmaron que el proceso por el que se dio el aseguramiento de los animales cumplió con los requisitos establecidos en la ley.

Más información en eluniversal.com.mx

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin