Logo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación

La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación concluyó que, en los casos de violación al derecho a la propia imagen, no se da lugar a la reparación del daño moral, pero sí a la indemnización por daño material.

Asimismo, se estableció que tratándose de periodismo de “entretenimiento” o de “espectáculos” sólo existe interés público en publicar y difundir imágenes de personas privadas con proyección pública sin su consentimiento cuando éstas se relacionan con su actividad profesional.

En el caso, la conductora de televisión María Teresa Alessandri González demandó a Grupo Editorial Notmusa, S.A. de C.V., editora de las revistas “De boca en boca” y “H para hombres”, por difundir en 2011, sin su consentimiento diversas fotografías en las que ella aparece con el torso desnudo.

La conductora demandó por daño moral y el daño material derivado del uso no autorizado de la propia imagen afirmando que la publicación de las imágenes dañan su imagen pública, especialmente aquellas en las que aparece con el torso desnudo “al contextualizar dicha fotografía en una actividad distinta a la que realmente desempeñó, y apartándola del ámbito serio, familiar y empresarial en donde mi imagen y mi persona son reconocidas".

Notmusa, por su parte, adujo que las fotos fueron tomadas en un lugar público y circulaban libremente por Internet y que las mismas fueron publicadas “con fines informativos”.

En primera instancia, Grupo Editorial Notmusa fue condenado a indemnizar a la conductora con $4.6 millones de pesos, equivalentes al 40 por ciento de los ingresos de Notmusa por la venta de ambas revistas, y a sacar de circulación y destruir todos los ejemplares de las publicaciones.

Pero la empresa apeló la sentencia y fue absuelta bajo las consideraciones de que era necesaria una previa declaración por parte del Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual, IMPI, para la procedencia de la acción. Inconforme, Teresa Alessandri promovió el juicio de amparo que fue atraído por la Suprema Corte en 2013.

En la sentencia se establece que si bien la violación al derecho a la propia imagen no es susceptible de repararse a través de una indemnización por “daño moral” en los términos establecidos por la Ley Federal del Derecho de Autor, lo cierto es que sí puede dar lugar a una indemnización por concepto de “daño material”.

Esto es así porque el derecho a la propia imagen además de otorgar a las personas una protección frente a los usos no consentidos de su imagen, para algunas personas también es un bien que puede llegar a tener un valor económico en el mercado.

Desde esa perspectiva, el derecho a la propia imagen debe concebirse como un derecho inmaterial susceptible de explotación comercial, cuya vulneración puede causar daños materiales a las personas, como es el caso de utilizar la imagen de alguien que habitualmente comercializa de su imagen, para obtener algún tipo de lucro por esa explotación no autorizada.

La Primera Sala señaló que tratándose del periodismo de “entretenimiento” o de “espectáculos” sólo existe interés público en publicar y difundir imágenes de personas privadas con proyección pública sin su consentimiento cuando éstas se relacionan con su actividad profesional. Así, en el presente caso se consideró que no existía interés público en la publicación de las fotografías en las que se mostraba semidesnuda a la tercera interesada precisamente porque no se mostraba ninguna conexión entre el contenido de las imágenes y su actividad profesional.

La Primera Sala resolvió conceder el amparo a Alesandri toda vez que, si bien la publicación de las fotografías no se encontraba protegida por el derecho a la libertad de expresión, indebidamente el Tribunal Unitario había condenado a la editorial al pago de la reparación por concepto de daño moral autoral en términos de la Ley Federal del Derecho de Autor, sin embargo sí es procedente la indemnización por daño material.

Este amparo sienta un precedente para que artistas y personajes públicos demanden por daño material por la difusión de fotografías sin su consentimiento, si estas imágenes no se relacionan con su actividad profesional.

Más información scjn.gob.mx

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin