Domingo  17 de diciembre  de 2017  2:25 am
Fachada del Tribunal de Justicia de la Unión Europea

Uno de los abogados generales del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), Michal Bobek, ha concluido que Maximilian Schrems, más conocido como Max Schrems, solo puede implementar una acción individual en contra de Facebook por la forma en que la red social recaba los datos personales de sus usuarios y el manejo que les da.

En junio de 2011 Max Schrems inició un movimiento a favor de la privacidad en Facebook llamado Europe vs Facebook. El joven austriaco inició su campaña al haber descubierto durante una conferencia del abogado especialista en privacidad de Facebook, Ed Palmieri, que éste tenía un conocimiento limitado sobre las leyes europeas de protección de datos.

Haciendo uso del derecho de acceso que otorgan las leyes irlandesas de protección de datos personales obtuvo la información que sobre él conservaba Facebook, más de 1200 páginas divididas en 57 categorías, existentes al momento de la solicitud, como son la dirección, listas de correos electrónicos, tendencias religiosas, mensajes incluyendo chats, computadoras que usa, datos de tarjeta de crédito, última localización del usuario georeferenciada, etcétera.

Desde entonces Schrems emprendió una campaña en contra de Facebook para que modificara sus políticas de privacidad. En 2013 presentó una denuncia contra Facebook Ireland Ltd ante el Irish Data Protection Commissioner (DPC) por la violación a la protección de los datos personales.

La denuncia fue rechazada, lo que llevó el caso al Alto Tribunal de Irlanda, que a su vez llevó el caso al Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que en 2015, consideró que el tratado transatlántico de protección de datos, conocido como Safe Harbour ("Puerto Seguro"), en el que se basaban la actividad de empresas como Facebook, era inválido al no proteger adecuadamente las informaciones privadas de los ciudadanos. Como consecuencia de este juicio, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea Invalidó el acuerdo entre la Unión Europea y los Estados Unidos para la transferencia de datos personales.

Schrems también promovió ante los tribunales de Austria, su país natal, una acción colectiva al considerar que la red social viola sus derechos a la intimidad y a la protección de datos, así como los de otras siete personas de distintas nacionalidades que le cedieron sus acciones para combatir las mismas violaciones, solicitando que se declare la nulidad de determinadas cláusulas del contrato de servicios de Facebook, que cese el uso de datos personales, y una indemnización por daños y perjuicios

El Tribunal Supremo Civil y Penal de Austria pidió entonces la opinión del alto tribunal europeo sobre esta acción colectiva y, la opinión del abogado general, es que "Schrems puede invocar su condición de consumidor para demandar a Facebook (...) ante los tribunales austríacos en relación con el uso privado de su propia cuenta de Facebook, pero no puede invocar las acciones que le hayan cedido otros".

Según el abogado general, el derecho europeo no contempla la posibilidad de una acción colectiva, argumentando que los privilegios que concede a los consumidores el derecho comunitario no son aplicables colectivamente.

“El privilegio del que disfrutan los consumidores en materia de competencia judicial es estrictamente personal y no puede ser invocado en el caso de acciones cedidas con fines exclusivamente procesales. Además, solo al legislador europeo correspondería crear esta vía para recurrir”. Por ello no sería posible que Schrems ejerciera las acciones de otros usuarios de la red social que no residieran en Austria o que no residan en la Unión Europea.

“Si bien” reconoce el abogado general “esta solución favorecería la tutela judicial efectiva de los consumidores y reduciría el número de juicios paralelos, podría provocar una cesión de acciones descontrolada y deliberada en favor de los consumidores de cualquier jurisdicción con una jurisprudencia más favorable, con costas procesales de menor importe o con una asistencia jurídica gratuita más amplia, lo que podría dar lugar a una sobrecarga de ciertas jurisdicciones”.

Aunque esta opinión legal no pone punto final al caso, la opinión de los abogados generales es seguida en un 80 por ciento por los jueces del Tribunal, así que existe una muy alta posibilidad de que resuelvan en el mismo sentido al emitir su sentencia.

Sobre el acuerdo para el intercambio de datos personales entre la Unión Europea y Estados Unidos que anuló el TJUE, el asunto se arregló fácilmente un año después, celebrando otro acuerdo. El nuevo sistema refuerza la protección respecto al anterior, aunque el uso que finalmente se dé a los datos descansará en la buena voluntad estadounidense.

Más información thelocal.at

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin