Sábado  18 de noviembre  de 2017  8:06 am
Ivan Aguilera velando a Juan Gabriel

El caso de la sucesión testamentaria de Juan Gabriel, cuyo nombre era Alberto Aguilera Valadez, es un verdadero enredo judicial, en por los menos tres juicios en los que se pelea su sucesión, uno en Miami, Florida, en Estados Unidos, uno en Cd. Juárez, Chihuahua, y otro que se desconoce si se está llevando a cabo en Cancún o la Ciudad de México.

La semana pasada Univisión hizo público el texto del testamento del artista, y otros medios lo siguieron, pero en realidad en ese tema no existe nada adicional a lo que ya se conocía: que Juan Gabriel reconoce sólo a cuatro de sus hijos: Iván Gabriel, Joan Gabriel, Hans Gabriel y Jean Gabriel, todos de apellidos Aguilera Salas; que nombró como heredero universal a Iván Gabriel; que en caso de que Iván no pudiera o no quisiera hacerse cargo de la herencia, sería heredero sustituto subsecuente Joan Gabriel, después Hans y finalmente a Jean.

Asimismo, que existe un albacea designado en el testamento, que es el abogado Guillermo Pous Fernández. Los albaceas representan a la sucesión y actúan en nombre y por cuenta de ésta, en juicio y fuera de él, en todo lo relativo a la defensa y administración de los bienes de la herencia, liquidándola y poniéndola en vías de partición y adjudicación definitiva de sus bienes.

Pero exactamente este testamento es el que ha dado origen a los tres juicios que he citado. En el caso del juicio en Miami, hubo una audiencia en la que el juez ordenó que se hiciera público el documento al haberse divulgado a través de los medios de comunicación, pero el juez destacó que “La corte necesita educarse sobre los procedimientos mexicanos… sin eso el caso no puede proseguir” y retó a los abogados a conseguir los documentos, traducirlos y encontrar quién es el juez del proceso en México, para determinar la validez del testamento.

El juicio fue promovido por Joao Gabriel Alberto Aguilera Rosales, al que después se ha unido Luis Alberto Aguilera González, quienes presuntamente son hijos biológicos de Juan Gabriel, afirmando que existen irregularidades en el documento como que no tiene huellas ni firma y que el pasaporte con el que se identificó el artista es distinto al que utilizaba para sus actividades profesionales.

Sobre estos aspectos es de destacar que lo que se exhibió al juez es un testimonio de la escritura donde se hace constar el testamento en los que no suelen aparecer la firma o las huellas digitales, pero la firma del artista debe constar en el libro del notario ante el cual se dictó el testamento el 5 de junio de 2014, el notario público no. 52 con sede en Cancún, Quintana Roo, Javier Jesús Rivero Ramírez.

Por otra parte, la legislación de Quintana Roo establece que “Tanto el notario como los testigos que intervengan (en su caso) en cualquier testamento deberán conocer al testador o cerciorarse de algún modo de su identidad y de que se halla en su cabal juicio y libre de toda coacción”. Así que el notario puede haber certificado la identidad del artista.

En cuanto el pasaporte, el Reglamento de Pasaportes y del Documento de Identidad y Viaje de nuestro país establece que no se podrán poseer dos pasaportes ordinarios vigentes. Sin embargo, el Reglamento establece que la pérdida del documento debe ser informado a la Secretaría de Relaciones Exteriores y presentarse una denuncia ante el ministerio público. Se desconoce si Juan Gabriel hizo esa denuncia, o en qué condiciones se emitió el segundo pasaporte.

El argumento de Iván Aguilera es que el juez no tiene jurisdicción en el caso. La demanda buscaría desacreditar a Iván y que el estado de Florida ejerza su jurisdicción sobre los bienes del cantautor que se encuentran en ese estado de la Unión Americana.

Por lo que se refiere a México, Joao y Luis Alberto han iniciado un proceso en Cd. Juárez señalando que el artista murió intestado, con la intención de que el juez dirija oficios a las distintas entidades del país para que informen si existe o no un testamento y, en caso de existir, poder tener acceso al mismo.

De no existir, se abrirá lo que la ley llama sucesión legítima y quienes se sientan con derechos hereditarios tendrán que acreditar su relación de parentesco con el artista y el juez definirá quiénes son los que pueden heredar.

Finalmente, tenemos la sucesión testamentaria iniciada por Iván Gabriel Aguilera de la que se desconoce si se inició en Quintana Roo o en la ciudad de México, pero ya se han realizado acciones para proteger los bienes que forman la sucesión del artista incluyendo sus derechos de autor, al oponerse al estreno de una obra de teatro en la que se iba utilizar la obra de Juan Gabriel.

No se tiene noticia de que a este proceso se hayan presentado los supuestos hijos biológicos del cantante a impugnar el testamento.

El caso aun dará para muchos titulares, pero seguramente nos enteraremos más de lo que sucede en el juicio en Miami, que los juicios en México.

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin