Miércoles  26 de julio  de 2017  12:53 am
Logo de la Suprema Corte

La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), en la revisión de un amparo directo, negó la protección a un cónyuge inconforme con la disolución de su vínculo matrimonial sin haberse acreditado causa alguna para ello.

En el caso, la cónyuge demandó el divorcio invocando diversas causales previstas en el Código Civil del Estado de Jalisco y el juez de lo familiar declaró disuelto el matrimonio con base en la acreditación de una de esas causales.

El cónyuge demandado apeló y la Sala respectiva determinó declarar disuelto el matrimonio en acato de la jurisprudencia de la Primera Sala de rubro: DIVORCIO NECESARIO. EL RÉGIMEN DE DISOLUCIÓN DEL MATRIMONIO QUE EXIGE LA ACREDITACIÓN DE CAUSALES, VULNERA EL DERECHO AL LIBRE DESARROLLO DE LA PERSONALIDAD (CÓDIGOS DE MORELOS, VERACRUZ Y LEGISLACIONES ANÁLOGAS), obligatoria a partir del 13 de julio de 2015.

Contra tal determinación el cónyuge promovió amparo directo el que le fue negado y que dio lugar a la promoción de la revisión.

La Primera Sala, en congruencia con sus diversos precedentes y en respuesta a los agravios del recurrente, insistió en que, si bien el matrimonio surge de la voluntad de dos personas, esa voluntad debe persistir para cumplimentar los fines de la institución y si bien la decisión autónoma de uno de ellos de disolver el vínculo matrimonial puede implicar la afectación del proyecto de vida del otro, esto no se traduce en la vulneración de su derecho al libre desarrollo de la personalidad.

El derecho al libre desarrollo de la personalidad implica la toma de decisiones que solo conciernen al individuo, no a terceros; lo que se tutela es la autodeterminación del individuo, de manera que aquella persona que no quiere disolver el vínculo matrimonial no puede alegar la vulneración al libre desarrollo de la personalidad, porque ello implicaría materializar un proyecto de vida atropellando los derechos de terceros.

En tal sentido, se reiteró que es constitucionalmente válido el divorcio sin causa pues lo que prevalece es la voluntad del cónyuge que solicita el divorcio en salvaguarda de su derecho al libre desarrollo de la personalidad; lo anterior aun cuando esto tenga el alcance de afectar el proyecto de vida del otro cónyuge, pero no su derecho al libre desarrollo de la personalidad.

Más información scjn.gob.mx

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin